COLOMBIA Implementación Acuerdo de Paz: Gobierno-FARC-EP/ Análisis AP-Debates, opinión de ex-combatientes y nuevo Partido FARC/ Información, denuncias, vídeos, actividades… 2018…Misiones Internacionales-Propuestas

 

 

 

 

 

En el nuevo seguimiento del Acuerdo de Paz, su implementación;  continuaremos en este año 2018 reflejando aquí, las opiniones, documentos, análisis, videos, audios, acciones y actividades,  ya con una expresión organizada y política abierta de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, hacia la paz con justicia social y desde la opción de las víctimas.

La Asociación AIPAZCOMUN SUIZA, pone a su servicio esta recopilación para su información y consulta, cuya responsabilidad es de cada autor o firmante(s).

 Leer y ver  textos completos haciendo  clic en los Links…:

 

Visión historial de WIKIPEDIA

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

No debe confundirse con el grupo ex-guerrillero Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) es un partido político colombiano fundado en agosto de 2017 por ex-integrantes de la antigua guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tras la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC en 2016.

(…)

https://es.wikipedia.org/wiki/Fuerza_Alternativa_Revolucionaria_del_Com%

Link de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común en FACEBOOK

https://www.facebook.com/FUERZALTERNATIVAREVOLUCIONARIADELCOMUN/

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°

“El incumplimiento del Acuerdo de Paz es total”, Andrés París

En entrevista con la Agencia de Periodismo Investigativo, API, el exnegociador de las Farc y miembro del consejo directivo del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, denuncia fallas en el acuerdo de paz, habla sobre Álvaro Uribe, Venezuela, “Santrich”, de operativos contra “Iván Márquez”, la JEP y el gobierno Duque. Desestima las denuncias del colectivo Rosa Blanca

Fuente : https://www.agenciapi.co/investigacion/politica/el-incumplimiento-del-acuerdo-de-paz-es-total-andres-paris?fbclid=IwAR157WGP8c_vHl8w3L3O6KhMvDz2Cur5oAlOFDtqBFuOmMyZNdo-BbuYLZE

AGENCIA PERIOD… MAR, 23/10/2018 – 22:00

Por Yarley García Castañeda (API)

Jesús Emilio Carvajalino, alias Andrés París, quien fuera vocero negociador de las Farc en La Habana, militante guerrillero por más de 30 años y cabecilla del bloque oriental, se toma un café como un ciudadano cualquiera en Bogotá. Con la firma del  Acuerdo de Paz se instaló en el anonimato que tiene la mayoría de habitantes de esta urbe fría.

¿Cuál es su análisis del panorama, que se vive desde que el No triunfó en las urnas hasta hoy?
El triunfo del No, no es el triunfo de uno de los sectores de la guerra, sino la victoria de la ignominia, la felonía y de las técnicas mediáticas más avanzadas para influir en una sociedad y llevarla a posturas tan negativas como allanar un camino a la guerra.

Lo digo porque hay suficientes pruebas: fue destituido el jefe de campaña del No, quien confesó las técnicas, que aprovecharon también los medios para inducir a la población colombiana a una decisión equivocada.

También, el No significó el crecimiento del sector político que hoy está gobernando y reivindicó al uribismo.

Esa victoria es la responsable del deterioro de toda la concepción de reconciliación para el país. Los que triunfaron fueron las fuerzas y las tendencias que señalan que la violencia es responsabilidad de la insurgencia y no del Estado. Esa tendencia política convertida en poder, hoy son mayoría en el parlamento, tienen el ejecutivo y controlan una parte de las Fuerzas Armadas.

Hace unos días, “Iván Márquez” envió una carta en la que hace unos duros cuestionamientos. Dice que los acuerdos tienen unos cambios que los han convertido en un Frankenstein. ¿Qué piensa usted en este momento de esos acuerdos y de la baja votación que obtuvieron en las urnas?
Puedo decir que salir de la insurgencia después de un período tan prolongado a la victoria electoral total, es física y políticamente imposible. En El Salvador, la insurgencia ganó 20 años después un proceso electoral y después de muchas dificultades.

En relación con el caso colombiano, las posibilidades del avance electoral estaban directamente ligadas al avance de los acuerdos. Por ejemplo, si en el momento de las elecciones hubieran sido entregados los 3 millones de hectáreas pactados, eso hubiera consolidado la base social y de influencia de nuestro partido. Influyó también la costumbre de los medios de crear demonios a partir de las fuerzas que han decidido tener como enemigas del establecimiento: ayer fueron las Farc, hoy es Venezuela, mañana será Petro.

En los acuerdos ustedes ganaron unos espacios políticos muy polémicos. “Iván Márquez”, por ejemplo, no está ocupando la curul que se acordó en la negociación y ahora está en la clandestinidad. ¿Qué piensa de eso?
La carta de Iván Márquez y Óscar Montero surge en un momento de deterioro profundo. Ellos no están ocupando sus cargos ni en el Congreso ni en el partido, porque fueron objeto de un operativo militar en el espacio territorial de Miravalle, donde estaban laborando pacíficamente. Un destacamento del batallón del Ejército Diosas del Chairá hizo un operativo nocturno para capturarlos o darlos de baja.

Esto fue conocido por la comisión del Congreso que se hizo presente y confirmó los hechos. En los últimos dos meses, a Romaña también le hicieron hostigamientos militares, con francotiradores desde la cordillera donde se encontraba.

El Zarco Aldinever también fue blanco de operativos de fuerzas especiales en la zona del Ariari donde se encontraba.

Intentaron matarlos y ellos se vieron obligados a refugiarse, porque su vida ha sido esa: huir de las acechanzas del Estado. Esto se produce como una avanzada más del deterioro de los acuerdos. El incumplimiento es total.

El Estado repite lo que ha sido histórico en Colombia: un plan de exterminio que está en marcha, contra los líderes sociales. Aunque el ministro de Defensa se lo ha tomado tranquila y folclóricamente.

Lo que sigue es algo muy grave: van a empezar a criminalizar a una fuerza política que se hizo presente con más de 8 millones de votos, representada por Petro y que se vio fortalecida con la consulta anticorrupción.

¿Qué tiene que decir en el caso de Jesús Santrich, quien fue descubierto haciendo presuntamente operaciones de narcotráfico?
Usted me pregunta esto luego de una declaración pública del fiscal que dice que no tiene pruebas, que las pruebas están en Estados Unidos.

Tomo esto para decir que Santrich no estaba en curso en actividades de narcotráfico. Él ha sido unos de los críticos del conejo que le hicieron al proceso de paz, eso es lo que quiere castigar los Estados Unidos, en acuerdo y connivencia con la Fiscalía.

¿Qué pasa entonces con los videos que han circulado en medios?
La famosa prueba que tienen se reduce a dos señores que reconocen que son del cartel del Golfo, pero también se reconocen como agentes de la DEA.

¿Usted está diciendo que Jesús Santrich es inocente?
Absolutamente. Son responsables de narcotráfico la DEA y los Estados Unidos.

¿Entonces qué hacía Jesús Santrich cuando fue grabado presuntamente en flagrancia?
Santrich, como Timochenko o yo, es un hombre de vida pública y lo pueden solicitar en entrevistas. Él, motivado por el famoso sobrino de Iván Márquez, quien ya había sido reclutado por la DEA, establece esa reunión. Eso es lo que reconocemos.

Las autoridades norteamericanas han mostrado fotos y videos sin audio. O sea, no es cierto que ese encuentro y esa conversación se hayan dado sobre temas de narcotráfico. Audio, eso es lo que no tiene Estados Unidos por eso no muestra las pruebas. Esto es un montaje.

Usted me ha dicho varias veces en esta conversación que les están haciendo “conejo”. ¿En qué sentido va esa afirmación además del plan de exterminio que acaba de denunciar?
Están las modificaciones sustanciales que le hicieron a la JEP, que fue una de las máximas creaciones del Acuerdo de Paz.

Nosotros entregamos las armas y nos sometimos a la justicia, pero no creemos en la justicia ordinaria.  Por eso construimos la JEP en conjunto con los voceros del gobierno como una gran criatura de reconciliación.

La modificación consiste en que les quitaron la obligación a los actores del Estado, los llamados terceros, de presentarse también y ser juzgados como responsables de la violencia y como financiadores de la guerra.

Ahora discuten sacar a los militares, para que ellos no comparezcan. Esto ha levantado una crítica mayor, incluso entre los mismos militares, que saben que deben acudir a la Jurisdicción Especial para la Paz, porque si no dan testimonio, los van a requerir en la Corte Penal Internacional.

El fondo de las modificaciones se reduce a que Álvaro Uribe está temeroso de que esos generales que le cumplieron órdenes aporten verdad, del porqué hicieron las masacres por las cuales están condenados. Los narcotraficantes y paramilitares extraditados a Estados Unidos también están dispuestos a aportar verdad. Esa verdad está dirigida contra Uribe y por eso él se mueve hacia la modificación de las cortes y de la JEP.

Uribe está tratando de modificar todo el entramado judicial para ponerlo a su servicio de impunidad y de guerra. Es esa fuerza política la que está preparando, después del “conejo” de Santos, liquidar lo que queda del Acuerdo de Paz.

¿Hay posibilidades de que las Farc vuelvan a existir como fuerza armada?
Yo no volvería a la guerra. Aun así, a cada acción de violencia le corresponde una respuesta. Eso ha pasado, desde los comuneros hasta los movimientos guerrilleros contemporáneos. Mientras persista la violencia del Estado y este utilice métodos extralegales para enfrentar a sus opositores, siempre habrá alguien que se levante y se enfrente contra eso.

Lo que tiene que modificarse en Colombia, no se logró en los acuerdos: deben desaparecer los focos reales de la construcción de la violencia. Las políticas económicas y sociales fachistas que necesitan la represión para prosperar.

Hay varias denuncias de mujeres que hablan de violaciones y abortos en los que están involucrados comandantes de las Farc. ¿Qué tiene para decir al respecto?
Las fuerzas que se movieron detrás de Herbin Hoyos en su campaña antisecuestro son las mismas que están detrás de organizaciones como la Rosa Blanca, que viene utilizando ciertas muchachas para hacer denuncias contra excomandantes de las Farc. A mí esas denuncias no me constan, ni las vi a lo largo de mis 30 años de militancia.

El tema de la violación es una cosa y otra es la política de control natal: la violación se condena severamente en las Farc y también como organización donde hay hombres y mujeres construimos una política de control natal. Dentro de ella había la posibilidad de liberarse de embarazos que no eran deseados. Como lo reclaman en todos los países del mundo las mujeres, había derecho al aborto.

Las denuncias son claras: las mujeres eran obligadas a abortar.
Estamos hablando de un escenario de guerra. El riesgo de que las mujeres tuvieran hijos era alto, porque acababan poniendo en riesgo su libertad y la vida del bebé. Pero la política que había era la de practicar abortos bajo el consentimiento de ellas. No conozco casos donde se hubiera forzado el legrado.

En cuanto a la violación, es una campaña aumentada para generar esa misma matriz de odio hacia la organización.

No creo que haya nada que aumentar. La sola palabra violación ya es una tragedia. ¿No le parece?
Esos casos que se están denunciando, donde mencionan a Timoleón o al Paisa, me parecen una manipulación por parte de esas muchachas. Son antiguas desertoras que se presentaron ante el Ejército. Yo condeno categóricamente la violación, pediría las penas más altas contra violadores de cualquier esfera.

En este caso es un “conejo” que se les quiere montar a importantes dirigentes de nuestra organización, en el entendido de que si son encontrados culpables de violación, serian excluidos de la JEP y pasarían a la justicia ordinaria.

¿En su cabeza no existe la posibilidad de que los jefes guerrilleros hayan abusado de su poder y violado a estas mujeres?
En este caso particular no, esos casos eran castigados con vehemencia en las personas que los cometían dentro de la organización. Podían terminar hasta en un consejo de guerra.

¿Cuál es la posición que usted y su partido tienen con respecto a Venezuela y la crisis humanitaria que atraviesa?
Me parece que la figura de crisis humanitaria obedece a una construcción premeditada entre Colombia y Estados Unidos para justificar una intervención bélica. Por eso están generando crisis en la frontera.

Venezuela es un país subdesarrollado, con limitaciones que se agigantan con el plan norteamericano de agudizar la crisis. Lo más grave de esto es que se prepara una situación militar de la que Colombia podría salir mal librada.

Si hay agresión norteamericana, hay repuesta revolucionaria del pueblo venezolano y solidaridad de las fuerzas revolucionarias colombianas.

Los venezolanos denuncian cosas como una inflación estratosférica, hambre, y eso es innegable
Entiendo, pero esas situaciones han sido denunciadas por Maduro. Estados Unidos ha generado un bloqueo económico que empeora todo.

¿O sea que el gobierno venezolano no tiene responsabilidad en la crisis?
No estoy diciendo eso. Creo que la mayor responsabilidad de ese gobierno es no usar las ganancias del petróleo para “sembrarlas en otra cosa”. Inyectar sus ganancias en otra actividad productiva es algo que no han podido materializar.

Sin importar el problema que sea, ellos deben resolverlo con soberanía y no por intromisión militar.

Finalmente, el interés no es solucionar el problema interno, sino capturar esa inmensa riqueza que está representada en el petróleo y en el gas.

¿Usted cree que esas amenazas de intromisión militar son reales o son una especie de guerra fría? ¿Colombia podría, en su actual situación, destinar recursos para meterse en una guerra con Venezuela?
Es sospechoso el presupuesto tan grande para comprar armamento que pretenden aprobar, pero creo que son sofismas: si hay guerra contra Venezuela, es la tecnología norteamericana la que va a estar al servicio de los colombianos para agredir al vecino país.

¿Qué se puede hacer como plan de contención para salvar los acuerdos?
La verdad, veo que esto no tiene fórmula de solución en el gobierno actual. Creo que las apuestas de este gobierno son las de la guerra. Ellos son los más interesados en que surjan otras guerrillas, porque con eso construyen una estrategia de dominio de la sociedad a partir del miedo, cosa que hace Uribe a la perfección. Siempre necesita guerras para justificar su forma de hegemonía y de gobierno.

La paz solo es posible con otra clase política en el poder. Ojalá todavía existamos como sociedad y como país en cuatro años.

 

ECOS RADIALES DE REUNION DE SENADORES DE LOS PARTIDOS ACERCA DE LA JEP…

Acuerdo sobre la JEP: ¿concesión de la izquierda a la derecha?

Ex ministro Riviera expresa preocupación por la posibilidad que ha quedado abierta de hacer más modificaciones a los acuerdos.

CARACOL RADIO

02/11/2018 – 21:39 COT

 

Escuche el audio de una hora del programa Hora 20: http://caracol.com.co/programa/2018/11/03/hora_20/1541201360_693135.html

La foto de la semana fue sin duda esa donde aparecen reflexivos y juntos, la izquierda de Farc, el Polo y el senador Petro; el centro de los verdes, la U y los liberales, y la derecha encabezada por el senador Uribe y sus aliados conservadores.

Una foto inédita de todos ellos en búsqueda de un acuerdo para juzgar a militares en la JEP, sin afectar la esencia de ese tribunal, como lo había planteado en un principio el Centro Democrático, que quería una sala especial para resolver la situación jurídica de los hombres de las fuerzas militares.

La iniciativa estuvo a punto de hundirse pero, justamente por ese acuerdo, al final hubo consenso en el sentido de que habrá 14 nuevos magistrados escogidos por instancias como el consejo de la judicatura, la Comisión Interinstitucional de la Rama Judicial y la procuraduría. Farc y Polo se apartaron del acuerdo.

El ex ministro Guillermo Rivera celebró la reunión de las fuerzas defensoras y opositoras de los acuerdos de paz y la consideró que es un hecho político que se da como consecuencia del proceso de paz, que si no se había dado con el senador Álvaro Uribe antes era porque la guerrilla no habían llegado al Congreso.

Sobre el resultado del acuerdo, Rivera aseguró que no le parece terrible que haya 14 nuevos magistrados en la JEP. “Si en eso se cerrara el tema, sin más modificaciones, ese hubiera sido el acuerdo ideal. Preocupa que haya quedado implícito que se reservan el derecho de hacer más modificaciones”.

Daniel Palacios, miembro del Centro Democrático y presidente del Concejo de Bogotá, afirmó que hay muchas cosas que se puedan mejorar de los acuerdos con las Farc y que lo que se convino sobre la JEP va a dar tranquilidad a muchos militares que se sometan a ella.

El senador Iván Cepeda, del Polo, advirtió que la Corte Penal internacional y el Consejo de Seguridad de la ONU harán esfuerzos para que no fracasen los acuerdos de paz.

En su opinión hay un anuncio explícito del senador Álvaro Uribe de hablar, pero espera que el diálogo no sea solo en torno de ajustes a la JEP sino también de temas de los acuerdos como la adjudicación de tierras o la legalización de 7 millones de hectáreas.

Según Andrés Hoyos, periodista y columnista, la foto en la que aparecen la izquierda y la derecha reunidas en torno de un proyecto que busca revisar a composición de la JEP, es razonable por la polarización que ha vivido el país y sirve para reparar el tejido político.

 

Así fueron las siete horas de la inédita cita de Uribe, Petro y Cepeda

31 octube 2018 EL TIEMPO

También estuvo la Farc. Se dio en un intento por salvar juzgamiento especial de militares en la JEP.

https://www.eltiempo.com/politica/congreso/secretos-de-la-reunion-inedita-de-uribe-petro-y-cepeda-y-la-farc-por-jep-287830

Reaparece Iván Márquez con carta en la que defiende a Venezuela

El exjefe negociador de las Farc en La Habana, Iván Márquez, reapareció este miércoles con una carta en la que defiende a Venezuela y declara como una “vergüenza la diplomacia de guerra desplegada” por el gobierno colombiano hacia el vecino país.
Colprensa /VANGUARDIA LIBERAL

Reaparece Iván Márquez con carta en la que defiende a Venezuela

(Foto: Colprensa /VANGUARDIA LIBERAL )

Lea además: Así fue el operativo de rescate de Cristo José

El excombatiente criticó fuertemente a Duque y al senador Álvaro Uribe. “Con toda seguridad a Duque no le gustaría que algún expresidente loco incitara al ejército colombiano a apuntar sus fusiles contra el Palacio de Nariño como descaradamente lo hace su jefe Uribe azuzando a los militares venezolanos al golpe de Estado contra el Palacio de Miraflores”.

View image on Twitter

Andreina Mujica@andreinamujica

Ivan Marquez (Comandante de las FARC) se desentiende del Proceso por la paz en Colombia al escribir una carta abierta para defender y apoyar a la dictadura de MADURO en Venezuela @Vzlapourlesnuls

En la carta, el excombatiente acusa a Álvaro Uribe de estar detrás de las decisiones del presidente Iván Duque, además de no tener “ninguna autoridad moral para juzgar a Venezuela de dictadura”.

El exlíder guerrillero enfatizó en que Venezuela “es capaz de arreglar sus propios problemas” y tildó de “horrible” la injerencia de Colombia en los asuntos internos del vecino país.

Esta es la carta en la que Iván Márquez defiende a venezuela:

El Acuerdo de La Habana terminó siendo un pacto de cúpulas

Una de las prácticas políticas más antiguas y preexistentes en Colombia, iniciada en el gobierno del arzobispo virrey Caballero y Góngora en el siglo XVIII, y con la cual se resolvieron las innumerables guerras civiles bipartidistas que sucedieron durante el siglo XIX y la de mitad del siglo XX y, con las cuales la oligarquía dominante resolvía el “reparto del presupuesto nacional”; consintió en realizar un PACTO EN LAS ALTURAS, horizontal, que luego era roto o incumplido generalmente por la fracción gobernante para dar origen a la siguiente guerra y al siguiente pacto incumplido; generando un verdadero ciclo centenario de guerra-pacto bipartidista en las alturas-nueva guerra; lo que fuera magníficamente descrito y analizado por el olvidado sociólogo Fernando Guillén Martínez en su obra titulada “El Poder Político en Colombia”. 1973.

Luego del pacto bipartidista de Sitges en 1957, entre el falangista conservador Laureano Gómez y el virrey liberal de EEUU en Colombia Lleras Camargo, que hizo posible a partir de 1964 la trasformación de los restos guerrilleros liberales en guerrillas comunistas en Marquetalia; guevaristas en el Carare , y maoístas en el Sinú (según la región campesina agredida) y posteriormente, en la década de los 70, cuando el conflicto social y político se enconó dando origen a varias otras guerrillas nacionalistas, indigenistas y hasta trotskistas; la oligarquía dominante (ya completamente dependiente del gobierno de los EEUU) continuó recurriendo a la vieja práctica tantas veces probada de los pactos de cúpulas y cooptación institucional de guerrilleros desarmados y fusilamiento clandestino de sus más destacados dirigentes políticos, con lo que resolvieron los conflictos habidos con ellos:

En 1984 Acuerdo de la Uribe con las Farc-EP. En 1990 Acuerdo con el M19. En 1991 Acuerdos con el maoísta EPL, con el indigenista Quintín Lame, y con el trotskista Partido Revolucionario de los Trabajadores PRT. En 1993 Acuerdo con la Corriente de Renovación Socialista-disidencia del ELN.

Y en el 2003, el gobierno de Álvaro Uribe Vélez (AUV) haciendo una farsa con una versión bufa de la vieja práctica de los acuerdos de cúpula, firmó un acuerdo con los jefes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) logrando desmontar parcialmente algunos grupos de los narco paramilitares que habían firmado en Ralito un año antes, con 50 jefes políticos de diferentes regiones del país entre senadores, representantes, concejales y alcaldes el proyecto fascista de REFUNDAR AL PAÍS, y, en una “jugada traidora” como la denominó el jefe narco paramilitar de Valledupar Jorge 40, separó a las tropas de sus comandantes a quienes envío “extraditados” a los EEUU como narcos, con el fin de callar en Colombia los innumerables crímenes de guerra cometidos, no como narcos, sino como paramilitares del Estado colombiano en su lucha contra insurgente.

Esta corta introducción, sirve de contexto, para entender cómo el Acuerdo de la Habana entre el Estado colombiano y la guerrilla comunista de las FARC-EP, de ser un documento serio donde se pactaba y compendiaba la tesis central de los jefes fundadores de esa guerrilla de Solución Política CON TRASFORMACIONES SOCIALES Y POLITICAS, quedó convertido en un documento espurio, incluso en las instancias internacionales donde reposa y en otro PACTO ENTRE CÚPULAS; una vez se abandonó la fase de refrendación mediante una CONSTITUYENTE y apresuradamente se sustituyó por el plebiscito Santista, derrotado de antemano, lo que generó un punto de bifurcación caótica con una cascada de errores subsecuentes. Por ejemplo: la también apresurada entrega de armas. La “concentración” de guerrilleros y el abandono de sus bases sociales. La separación de los “comandantes parlamentarios” de las bases guerrilleras y de las bases sociales que quedaron desprotegidas. Incumplimientos y perfidias estatales de todo tipo. Adulteraciones y modificaciones “consensuadas” del texto original. Deserciones masivas de guerrilleros. Muertes sistemáticas de exguerrilleros y líderes sociales ejecutadas por los narcoparamilitares oficiales en las zonas donde había presencia guerrillera. Luchas armadas de diverso tipo por llenar el vacío político y militar dejado por las Farc. Armas por política y no por trasformaciones sociales, etc

El Acuerdo de la Habana, así mismo ha dejado de ser una bandera política, para ser convertido por la bancada parlamentaria del “partido del rosa” surgido del Acuerdo, en una salmodia diaria por su “implementación” a la que ya pocos prestan atención. Sin embargo, se debe resaltar que el Acuerdo firmado en la Habana, siegue siendo un campo y escenario de una intensa lucha de clases por recuperar su sentido y su texto originales.

Y el espacio político que contenía, siguiendo las presiones trasnacionales y globales del gobierno de los EEUU, se ha judicializado: La política se ha judicializado, tal y como lo ordenara hace 29 años el consenso neoliberal de Washington, quedando la “implementación” de lo acordado, NO en el Congreso como ilusoriamente lo cree la “bancada parlamentaria de la rosa”, respaldada por 50 mil votos, sino en las oficinas del Fiscal Martínez Neira, ficha política de uno de los magnates de Wall Street más ricos del continente americano como Sarmiento Angulo, quien va decidir sobre la suerte de la justicia especial para la paz( JEP) así como la extradición del comandante Santrich, los casos de secuestros, los bienes no entregados por las Farc, los delitos sexuales, el reclutamiento de menores y otros crímenes de guerra que no prescriben.

A lo que se debe agregar el asunto de la financiación de sus “eventuales” implementaciones que definitivamente tal y como lo ha dicho repetidamente el actual presidente Duque; ha quedado sometida al crítico haber presupuestal y a las quebradas finanzas del Estado. Tenemos entonces que: la frase del ideólogo del Uribismo, el falangista y corrupto héroe de Invercolsa Londoyos, de que “se debía volver trizas ese maldito papel que llaman Acuerdo final con las Farc”, dicha en mayo de 2017, obviamente tenía sustento real y objetivo. Para esa fecha, el Acuerdo ya estaba hecho trizas, convertido en otro pacto entre cúpulas que presagiaba los nubarrones negros un nuevo conflicto político social y armado que empiezan a vislumbrase hoy en el Horizonte.

Pero hay más. El desborde de la ley trasnacional dictada por los intereses tanto económicos como políticos de Washington sobre el proceso revolucionario venezolano ha desbordado así mismo lo nacional colombiano, dándole un carácter trasnacional a la agresión programada para destruir ese proceso social autónomo nacional que debe ser respetado por la ley internacional; en donde el actual Estado colombiano juega un papel central en la conformación de la tal “coalición humanitaria internacional” para derrocar al presidente Maduro. En definitiva, la arbitraria ley Imperial impuesta sobre la ley internacional que está en ejecución, por ejemplo, sacando a Venezuela del proceso de paz y de la solución política entre el Estado colombiano con el Ejército de Liberación Nacional ELN, lo que finalmente desenmascara la doble faz del Estado colombiano y de su clase dominante (para no hablar de la doble carita de Duque): Por un lado se muestran como “humanitarios” pero por el otro, encarnan toda una práctica política fascista, cruel, militarista y depredadora, no solo explotando el trabajo humano y oprimiéndolos o matándolos. También con la naturaleza a la que están fumigando y envenenando y destruyendo para arrancarle sus riquezas naturales.

 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

FARC

Timochenko reconoce “cortocircuito” entre la base y la dirección de la Farc

El líder de la extinta guerrilla aseguró: Si el proceso de paz naufraga, yo naufrago con él

CARACOL RADIO

08/10/2018 – 08:19 COT

AUDIO:

http://caracol.com.co/programa/2018/10/08/6am_hoy_por_hoy/1538998633_609280.html?ssm=fb

 

El líder del partido político de la FarcRodrigo Londoño, ‘Timochenko’, manifestó que su movimiento tiene indicios que Guillermo León Sáenzalias ‘Alfonso Cano’ fue asesinado y que este fue uno de los momentos más complejos en el marco de los diálogos de paz.

“A nosotros nos acabó el asesinato de alias ‘Alfonso Cano’. Nos engañaron con las verdaderas causas de su desaparición”, dijo durante una entrevista exclusiva con 6AM Hoy por Hoy de Caracol Radio.

Agregó que uno de los temas más difíciles a tratar tras este hecho, “fue hablar si seguir o no” con el proceso. Sin embargo, Timochenko dijo que todos “levantaron la mano” y dieron su voto para defender la iniciativa.

Sostuvo que Luciano Marín Arango, más conocido como Iván Márquez y otros integrantes de su partido “están escondidos”, tras la desconfianza que se ha generado en el posconflicto. “Está confirmado que en la zona en donde estaba Iván Márquez había una operación militar. Nos vienen estudiando”, afirmó.

Londoño mencionó que después del viaje de Márquez a la zona del espacio territorial de Miravalle en el departamento de Caquetá, no tiene noticias de su paradero.

Timochenko también se refirió a sus recientes visitas a las zonas de reincorporación y mencionó que encontró “incertidumbre”. “La gente no tiene norte y no sabe qué a va pasar (…) Hay una lucha ideológica también”, agregó.

De otro lado, se refirió al proceso por narcotráfico de Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias ‘Jesús Santrich’, y dijo que cree en su posición.

“Estamos identificando los sectores que quieren hacer fracasar este proceso y una de estas personas es el fiscal generalEstamos en un proceso de reconciliación, hemos aceptado someternos a las reglas del Estado”, añadió.

Sin embargo, el jefe del partido Farc indicó que ha ofrecido su colaboración para aclarar estos hechos que involucran al sobrino de Iván Márquez.

Señaló que sectores de las Fuerzas Militares y el Centro Democrático estarían poniendo ‘palos en la rueda’ para la implementación del proceso.

Asimismo, Londoño sostuvo que no están haciendo “conejo” con los bienes de la Farc para la reparación de las víctimas.

“Tengo la conciencia tranquila y no me voy a esconder (…) me sucedió que cuando estaba en una zona veredal apareció un helicóptero y pregunté qué si era normal. Yo corrí pero a grabar”, agregó Londoño.

Entre tanto, Timochenko manifestó que la fumigación con glifosato para controlar los cultivos ilícitos, no es una solución correcta porque, en los diálogos con el Gobierno nacional quedó establecida la erradicación voluntaria.

“Lo que va hacer la gente es sembrar más adentro de la montaña y eso lo que va a dejar en más deforestación (…) En el Putumayo el narcotráfico nos está haciendo daño. El Estado nos dejó solos”, sostuvo.

De otro lado, consideró que a “Nicolás Maduro lo han puesto en una situación muy compleja, pero que se viene defendiendo”.

 

Iván Márquez y su confusa Carta Abierta

| Por: Gearóid Ó Loingsigh*

domingo, octubre 07, 2018

El otrora comandante de las FARC, Iván Márquez puso fin a su silencio con una carta abierta, también firmada por El Paisa, a la Comisión de Paz del Senado.  En la carta Márquez devela, sin decirlo, una de las razones por su desaparición y la incertidumbre respecto a su paradero.  La carta es diciente en muchos aspectos, quizás de una forma no pretendida por Márquez.  La primera preocupación que aparece en la carta es la inseguridad jurídica de los farianos y cita el caso de Santrich como ejemplo claro.

“Sin duda, la INSEGURIDAD JURÍDICA tocó techo con la detención de Jesús Santrich con fines de extradición mediante montaje judicial urdido por el Fiscal General, el embajador de los EE.UU. y la DEA.  Esta decisión delirante concebida para sabotear la paz terminó ahuyentando la poca confianza que quedaba en los excombatientes… Estamos frente a un descarado abuso en el ejercicio del poder, mezclado con una rendición inaceptable de nuestra soberanía jurídica a una potencia extranjera.”[1]

Tiene razón en cuánto al montaje burdo contra Santrich.  Es un montaje y la Fiscalía tuvo que reconocer hace poco que no tiene la más mínima prueba en su contra.  Según el Fiscal General todas las “pruebas” las tiene la Fiscalía de los EE.UU.

“Le he reiterado a la JEP que en el expediente no tiene pruebas de audios y videos (…) Es que el Gran Jurado de la Corte  de Nueva York tuvo acceso a audios y videos que determinan los hechos que han dado lugar a la acción de la Corte de Nueva York en este caso”[2]

Pero no se hizo para sabotear la paz como afirma Márquez, sino para recordarle al nuevo partido de la FARC que el Estado exige un sometimiento total.  Cuando detuvieron a Santrich el máximo jefe de la FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko afirmó en una carta a los militantes de la FARC que:

“En el momento en que firmamos el acuerdo aceptamos la constitución y las leyes y es nuestro deber actuar ajustados a ellas. Quien no lo haga debe atenerse a las consecuencias y ahí difícilmente puede pedírsele solidaridad al partido”,[3]

Previo a la carta se reunió con Santos y afirmó en su cuenta de twitter que pidió el debido proceso para Santrich, es decir el debido proceso dentro de un marco legal diseñado por sus enemigos, un marco legal que el Acuerdo de La Habana no cambia, no obstante el sistema transitorio de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).  Es obvio por la carta que Timochenko cree firmemente en la justicia colombiana y de paso la de cualquier estado capitalista (postura rara para un supuesto marxista). Timochenko cree tanto en el sistema judicial y el derecho burgués que cuando anunciaron que habían abierto un proceso contra Uribe, fue enfático en exigir el debido proceso y la presunción de inocencia.  Uribe recibió un apoyo vocal más enérgico que Santrich. Joaquín Gómez y Bertulfo Álvarez, dos excomandantes refirieron a eso en otra carta:

“3.  Cómo es posible que se cometan incoherencias, partiendo por supuesto de nuestra óptica de revolucionarios, tales como la de Timo, al afirmar en un Foro en Manizales, que él pedía que al “honorable” senador Uribe se le respetara el debido proceso, y “el principio de inocencia”, mientras que en el caso Santrich, lo que dijo fue palabras más, palabras menos, que Santrich debería demostrar su inocencia, o sea, que se partía del hecho de que era culpable. Una posición absolutamente adversa a Santrich, comparada con la actitud defensiva asumida con relación al caso del “honorable senador” y psicópata Álvaro Uribe, padre genuino del paramilitarismo en Colombia.”[4]

Márquez tiene algo de razón cuando habla de funcionarios de los EE.UU. y de Colombia, sin lugar a dudas hay sectores de la burguesía y del Estado que buscan venganza, pero la inseguridad jurídica no es un problema creado por esos personajes, es un problema de fondo del mismo proceso de paz y el acuerdo firmado.

El Acuerdo de La Habana en su versión original sometida a plebiscito no habría impedido para nada lo que ocurrió a Santrich ni a los farianos que aún permanecen en las cárceles del país. La segunda versión tampoco. En las negociaciones en La Habana losfarianos creyeron tanto en su propio discurso y confiaron tanto en las bondades y buenos oficios de la burguesía que nunca se les ocurrió que pudiera pasar lo que está pasando. Santrich es víctima del sistema judicial colombiano, pero también de su propia organización y el acuerdo que él ayudó a negociar. Se rieron de la sugerencia de insistir en ser tratados como rebeldes y bajo el amparo del derecho a la rebelión como figura jurídica.  Ya no se rían tanto viendo como el Estado los trata como criminales comunes.

La referencia a la entrega de la soberanía jurídica es de risa.  Colombia entregó su soberanía jurídica hace muchos años y el Acuerdo de La Habana ni trata el tema.  De hecho, la sección de justicia de dicho acuerdo no es más que un débil e ignominioso intento de evitar la intervención de la Corte Penal Internacional, organismo aceptado como referente por todos los firmantes del acuerdo, por las ONG, la izquierda etc. Mientras algunos países africanos amenazan con salirse de la Corte por su imperialismo y racismo jurídico (hasta la fecha solo ha juzgado a africanos), en Colombia todos aceptan que este organismo tiene voz, voto y hasta veto sobre las decisiones jurídicas tomadas en Colombia e Iván Márquez nunca discrepó con que tenga ese poder. Ya es muy tarde para quejarse de intervenciones extranjeras en el sistema judicial de Colombia, hasta la reforma judicial y una parte del Ministerio Público es financiada por los EE.UU.

El mismo Acuerdo de La Habana es un documento internacional avalado por la ONU, donde incidieron gobiernos extranjeros, financiando estudios, el mismo proceso de paz y por supuesto asesorando al gobierno colombiano y financiando los mal llamados proyectos del posconflicto.  De hecho, Márquez apela a su carácter internacional cuando se queja de los incumplimientos de dicho acuerdo y se queja también del robo de recursos internacionales “Qué alguien nos diga a qué bolsillos fueron a parar los recursos del post conflicto colocados tan generosamente por los países donantes.”[5] ¿Tiene un problema o no con la injerencia extranjera?  Al parecer no, y además cree que los países donantes cuyas multinacionales saquean los recursos naturales de Colombia y el mundo entero son generosos.  No es el único problema con el documento respecto a los gobiernos extranjeros.  Afirma que los EE.UU. ha hecho poco para fortalecer la paz. El proceso comenzó bajo el mandato de Obama, el carismático presidente que se sentaba todos los martes delante de una pantalla plasma para supervisar el siguiente bombardeo de una boda paquistaní, su siguiente crimen de lesa humanidad.  ¿Qué esperaba Sr. Márquez de semejante personaje?  En los procesos de paz los gobiernos extranjeros quieren la estabilidad y la derrota de los que los desafían. La paz no es importante en sí.

Respecto a los incumplimientos y los cambios en el acuerdo, Márquez pregunta ¿En qué otra parte del mundo ha ocurrido algo semejante?  La repuesta es en todas partes Sr. Márquez, en todas partes, comenzando con el papá de los acuerdos de paz, los acuerdos firmados entre la Organización para la Liberación de Palestina e Israel.  Dichos acuerdos llevan el nombre de los Acuerdos de Oslo.  Cuando Ud. Sr. Márquez lanzó el proceso de paz en un acto en Oslo, ¿no era consciente que se encontraba en la ciudad donde firmaron dichos acuerdos con los Palestinos? Mientras negociaba en La Habana, ¿nunca le llegaron noticias de las masacres perpetrados por los sionistas? Ha corrido tanta sangre en Palestina que uno no sabría por dónde comenzar para recordarle a Márquez la realidad de ese país.  En El Salvador, Guatemala, Irlanda, en todas partes incumplieron los acuerdos y a veces como en Irlanda tocaba renegociar el acuerdo original, así tenemos El Acuerdo de Viernes Santo, luego el Acuerdo de St. Andrews y varios cambios “administrativos” de su contenido o alcance. Los incumplimientos eran políticos, pero también prácticos.  En Sudáfrica a diferencia de la tímida y contradictoria propuesta firmada por las FARC, sí propusieron una reforma agraria de repartir 25 millones de hectáreas de tierras de los blancos a los campesinos negros.  Nunca se hizo, apenas ahora más de 20 años después comienzan a hablar de la tierra y otros temas económicos bajo la presión de revueltas populares y la creciente impopularidad del Congreso Nacional Africano.

Se entiende la ignorancia de las FARC en el tema.  Ninguna de las ONG que iban a La Habana para hablarles del proceso les hablaba de la derrota de los movimientos armados en otras partes del mundo.  Los políticos de la izquierda tampoco lo hicieron. Llegaron enviados de distintos países hablando mil maravillas de sus procesos.  ¿Pero Ud. Sr. Márquez nunca leyó nada sobre los otros procesos de paz en el mundo?  ¿Ni siquiera ahora?  Si hubiese leído algo sobre Sudáfrica, por ejemplo, no diría respecto a Colombia que “Cinco años después de lograr el Primer Acuerdo Parcial no hay titulaciones de tierras, ni fondo de tres millones de hectáreas para los que no la tienen, ni nada que signifique dignificación de la vida en el campo.”[6]  No lo diría porque jamás lo habría esperado.  ¿Realmente en todos esos años en La Habana, nadie le habló de los fracasos de los otros acuerdos en materia de reforma agraria? ¿Ni siquiera de Guatemala donde tampoco hubo una reforma agraria?  Me pregunto qué es lo que le decían entonces.

La misiva de Márquez y El Paisa rompe un largo silencio, pone final a los chismes si ellos representan una ruptura con el proceso, si llegarán a dirigir alguna disidencia etc. La respuesta es clara, Márquez no ha aprendido nada del proceso de paz, finaliza su carta con la siguiente suplica:

“Señores y señoras congresistas: nuestra principal preocupación es como sacar la paz de Colombia del abismo de los acuerdos fallidos a la que fue arrojada con desprecio, y nos gustaría conocer al respecto sus valiosas apreciaciones.  Vale la pena intentar lo imposible, porque de lo posible se ocupan los demás todos los días.”[7]

No ha aprendido nada, cree como en Irlanda que todo lo malo es una maniobra de fuerzas oscuras y no el resultado lógico del proceso de paz. Cree equivocadamente que su error quizás fue de entregar las armas antes de cumplir con la reintegración de los guerrilleros. Pero las armas no son el problema.  A fin de cuentas, las FARC usaban las armas para avanzar unas ideas políticas, pero si en el proceso de paz vimos que las posturas de las FARC son tan efímeras como el rocío de la mañana, el problema es de otra índole.

Los errores Sr Márquez fueron muchos, aquí nombro apenas 6:

1)   Comenzando con su intervención en el lanzamiento en Oslo donde por poco declara la victoria sobre el Estado y el capitalismo. Humberto de la Calle le puso en su sitio en ese momento declarando que el modelo no se toca.  Pero su gente, y las ONG, y el Polo y muchos más seguían con el cuento de la transformación del país, mientras Uds. negociaban no solo a puerta cerrada sino en secreto.

2)    Ese fue el otro error, el proceso de Uds. fue un proceso a espaldas de la gente.  Las organizaciones populares, los campesinos, los ambientalistas que hoy luchan contra la depredación minera, no estaban presentes, las mujeres, los gays etc. Sí, es cierto que muchas organizaciones fueron a La Habana a hablar con Uds. Pero presentar una propuesta a Uds. no es lo mismo que participar en el proceso. A fin de cuentas, nadie explica porque Uds., a espaldas de los campesinos, negociaron la tierra y aceptaron el modelo neoliberal, o porque Uds., a espaldas de las Madres de Soacha, negociaron la impunidad para los verdugos de sus hijos. ¿En nombre de qué apropiaron el derecho de esas mujeres de exigir justicia cuando sus hijos, tal como ellas dicen, no eran víctimas del conflicto sino del Estado?  Uds. no participaron en esos sucesos, no tenían autoridad moral de negociar el futuro de las víctimas que no eran miembros ni base social de su organización.

3)    Cuando negociaron el tema agrario, Uds. optaron como buenos farianos por prebendas y migajas. Pensaban que negociar hectáreas y proyectos para una base social les favorecería. Jamás plantearon una discusión siquiera sobre las estructuras de poder en el campo y el modelo agrario.  De hecho, el último punto del Acuerdo Agrario son más migajas para mitigar el daño del modelo neoliberal explícitamente aceptado en ambas versiones del acuerdo.[8]  Por cierto, ese punto es contrario a las reglas de la OMC y jamás se puede implementar. Estoy seguro que nadie se los dijo.

4)    Cuando aceptaron un acuerdo de justicia que les equiparaba con lo que se consideraban elementos criminales dentro de las fuerzas estatales (y no las fuerzas estatales como tal) Uds. aceptaron un trato de criminales comunes. Haber insistido en su reconocimiento como rebeldes y el derecho a la rebelión.

5)    Uds. creyeron en la buena voluntad del Estado, un estado que masacró durante más de 50 años a la población civil. Es un error político de proporciones monumentales.  No solo lo creyeron, promocionaron esa idea entre la sociedad.  No existía el más mínimo indicio para creer en la buena voluntad del Estado.

6)    En el tema de la justicia Ud. Sr. Márquez confiaba plenamente en las prebendas jurídicas que negociaba, jamás pensaban que podría pasar lo de Santrich, así nunca se planteó garantías judiciales para la masa de la población sino unas prebendas para Uds.  Uds. negociaron una “garantía” a medias frente a la extradición en vez de exigir un cambio sustancial en los procedimientos de extradición. Exigir que cualquier extraditado tenga unas garantías no es mayor cosa.  En muchos estados capitalistas el país que solicita la extradición tiene que presentar indicios razonables, establecer un caso prima faciecontra el sindicado.  Pero Uds. prefirieron negociar unas ventajas para Uds. y no para la sociedad en su conjunto.

La carta demuestra que Iván Márquez, por el momento, no representa una oposición política al Acuerdo de La Habana sino su continuación con prebendas más seguras y sólidas en materia jurídica para él y sus militantes. No plantea ninguna reforma de la justicia, de las cárceles. La paz para él depende de la posibilidad de seguir en la legalidad y de unas garantías para sus militantes con el fin de evitar que vuelvan a empuñar las armas.  No plantea ninguna alternativa para la población, sino que nos entreguemos a un acuerdo que no promete nada.  Lo de Márquez no es ninguna lectura crítica del proceso, sino una decepción personal ante lo que él determina en su carta como una traición al acuerdo.

Las Reacciones

Pues la carta sorprendió a muchos, y al parecer al partido de la FARC también.  Los pazólogos salieron a decir que Márquez tiene razón frente a los incumplimientos y la inseguridad jurídica.  Pero como son los mismos “expertos” que nos decían que el acuerdo de paz en Colombia sería distinto a todos los demás firmados en el mundo, que las FARC eran los más verracos y que el acuerdo iba a transformar a Colombia, podemos descartar sus apreciaciones respecto a la carta de Márquez.  No saben valorar nada críticamente, y temen que las críticas de Márquez animen a otros a mirar más de fondo a los problemas del Acuerdo de La Habana.

Las reacciones del partido de la FARC son más importantes y más interesantes, siendo Márquez el exjefe del equipo negociador de las FARC.

Primero dicen que son opiniones personales.  Eso es cierto, pero no son las opiniones personales de cualquiera sino de Iván Márquez Oscar Montero.  Dicen ellos nunca concibieron la firma como el fin de la lucha política y social en el país.  Puede ser, pero declararon un nuevo mundo, que el Estado les iba a cumplir y el país sería transformado.  En su rueda de prensa hacen referencia a una declaración política de la FARC donde lamentan que “La Reforma Rural Integral no se ve por ninguna parte, al tiempo que se crece el propósito de reemplazarla con proyectos que sólo apuntan al interés de grandes empresarios.”  En eso coinciden con Iván Márquez y se equivocan de la misma manera. El acuerdo firmado por las FARC contempla abierta y explícitamente la agroindustria, la economía de escala etc.  En la página 12 del acuerdo se afirma lo siguiente:

“Desarrollo integral del campo: el desarrollo integral del campo depende de un adecuado balance entre las diferentes formas de producción existentes – agricultura familiar, agroindustria, turismo, agricultura comercial de escala-; de la competitividad y de la necesidad de promover y fomentar la inversión en el campo con visión empresarial y fines productivos como condición para su desarrollo; y de la promoción y fomento, en condiciones de equidad, de encadenamientos de la pequeña producción rural con otros modelos de producción, que podrán ser verticales u horizontales y en diferente escala. En todo caso se apoyará y protegerá la economía campesina, familiar y comunitaria procurando su desarrollo y fortalecimiento.” (Énfasis fuera del original)

Y respecto a los proyectos el acuerdo dice en la página 33, punto 1.3.3.6:

“Asociatividad: el Gobierno fomentará y promoverá la asociatividad, encadenamientos y alianzas productivas entre pequeños, medianos y grandes productores así como con procesadores, comercializadores y exportadores con el fin de garantizar una producción a escala y competitiva e insertada en cadenas de valor agregado que contribuyan a mejorar las condiciones de vida de los habitantes del campo en general y en particular de los pequeños productores. Para ello brindará asistencia técnica, jurídica y económica (crédito o financiamiento) a los pequeños productores con el fin de garantizar proyectos de economía familiar y asociativos, equilibrados y sostenibles.” (Énfasis fuera del original)

Pero los aspectos políticos son más importantes y dentro de esos la cuestión de la seguridad jurídica para los exmilitantes de la guerrilla de las FARC. En la rueda de prensa convocada por la FARC a raíz de la carta de Márquez, Carlos Antonio Lozada afirma que:

“Mal pudiera salir yo a decir que no hay condiciones ni garantías y estar sentado en la sala de prensa del Senado en una rueda de prensa, eso sería contradecirse a uno mismo.  Nosotros lo que estamos diciendo es que el proceso tiene dificultades, la implementación no ha sido consecuente por parte del Estado, pero hay unos espacios indudablemente que se han ganado que lo valoramos, que son espacios muy importantes para lograr avanzar en la implementación de los acuerdos de paz.”[9]

Tiene razón, él está sentado en el Senado y hasta el momento no han intentado hacerle nada. La Unión Patriótica gozaba de esas mismas garantías hasta que comenzaron a asesinar a sus militantes, luego los concejales, los diputados y senadores y hasta dos candidatos presidenciales como hoy asesinan a desmovilizados y dirigentes sociales.  Puede que el Estado decida que no hace falta asesinar a los senadores de la FARC, pues tan arrodillados ¿para qué?  Pero la preocupación de Márquez es real, no solo piden en extradición a Santrich sin prueba alguna, centenares de farianos siguen presos, a pesar de lo acordado y la actitud pusilánime de Timochenko y la FARC respecto al caso de Santrich haría dudar a cualquiera no solo del sistema judicial sino de la “resistencia y oposición” de sus camaradas.

Las críticas de Joaquín Gómez y Bertulfo Álvarez son más políticas.  Pero las de Márquez también indican que todo no está bien en las filas de la FARC.  Sin embargo, Márquez se aferra al Acuerdo de La Habana como un hombre ahogándose y agarrando a cualquier cosa para mantenerse a flote. Hay que romper con la FARC. Las cartas de Márquez y Joaquin Gómez y compañía, demuestran una inconformidad con el partido y su entreguismo, pero no rompen con el Acuerdo de La Habana, no hacen un análisis crítico de lo que ocurrió, su contenido real y sus impactos.  Siguen creyendo que firmaron un acuerdo bueno y además en el caso de Márquez, finaliza su carta suplicando a la intervención de los congresistas. Pero la pelea es peleando, algo que Joaquín Gómez y Bertulfo Álvarez parecen reconocer.  Así ¿vamos a suplicar a los poderes del país que sean decentes o vamos a luchar para transformar el país?  Luchar por un país nuevo no significa regresar al monte, pero sí significa romper con la FARC, el Acuerdo de La Habana y la institucionalidad burguesa. Frente a esto Joaquín Gómez y Bertulfo Álvarez dicen:

“39. Gran parte de los errores, inconsistencias y desviaciones tanto en lo teórico como en lo práctico parecen derivarse de postulados tan absurdos no solo bajo la lupa de la teoría revolucionaria sino desde la perspectiva científica misma, como el que aparece en los primeros párrafos del llamado programa estratégico que asegura sin ningún remordimiento: “Hemos optado luchar dentro de ese orden, no para preservarlo, sino para mejorarlo y sobre todo para superarlo.”

  1. Sin embargo, es claro que para mejorarlo nos veríamos obligados a preservarlo, lo que sería absurdo si realmente buscamos superarlo.
  2. De allí se deriva la entelequia de centrar el trabajo político en el mejoramiento y perfeccionamiento funcionalistas de los espacios institucionales.
  3. De allí que se pretenda desplazar la visión científica de la sociedad y la misma lucha por el socialismo por la difusa promesa del advenimiento de una “nueva sociedad”, “orden social alternativo” o “sociedad alternativa”, malabarismos que por su puesto buscan restarle importancia al Partido en la conducción del proceso revolucionario y justificar así su ambigua configuración actual.”

La FARC como partido, no tiene nada de revolucionario.  Es un partido abiertamente y irreconociblemente no solo reformista sino institucionalista. Me acuerdo de una conversación con un amigo exintegrante de la guerrilla de las FARC y le pregunté quien pensaba iba a ser el Villalobos de Colombia. Sin vacilar escupió de una el nombre de Pastor Alape.  No hay duda, y hasta la carta de Joaquín Gómez lo insinúa, Pastor Alape va ganando la carrera para ser el Villalobos colombiano, pero la verdad es que en muy poco tiempo parece que todo el partido se ha convertido en Villalobos. Valga recordar que Villalobos es un excomandante del FMLN de El Salvador quien hoy día es un neoliberal convencido y un derechista sin tapujos e integrante del mismo centro de pensamiento ultra derechista de la actual vicepresidente de Colombia Marta Lucía Ramírez.  Por allí va la FARC, es la hora de romper con ellos y su acuerdo Sr. Márquez. Toma el paso.  La lucha por el socialismo no pasa por suplicas al Congreso sino por animar a los campesinos, los obreros, las mujeres, los estudiantes que tomen lo que les corresponde.

(*) goloing@gmail.com

Bibliografía:

[1] Márquez, I. y Montero, O. (22/09/2018) Carta Abierta a la Comisión de Paz del Senado página 1.

[2] RCN Radio (27/09/2018) Fiscal responde a JEP que no tiene pruebas sobre el caso Santrich www.rcnradio.com

[3] El Tiempo (21/04/2018) Quien infrinja la Constitución y la ley debe asumir las consecuencias www.eltiempo.com

[4] Gómez, J. y Álvarez, B. (s/f) Carta al Pleno de la FARC. Página 1

[5] Márquez, I. y Montero, O. (22/09/2018) Carta Abierta a la Comisión de Paz del Senado páginas 3-4-

[6] Márquez, I. y Montero, O. Op. Cit. Página 3.

[7] Ibíd., página 4.

[8] Punto 1.3.4 del Acuerdo de La Habana en su último inciso afirma “Adicionalmente, la provisión de condiciones e incentivos a la producción y a la comercialización, incluyendo, cuando sean necesarios, apoyos directos para el fortalecimiento productivo, con el fin de que en la economía campesina, familiar y comunitaria se eviten o minimicen los impactos negativos que supongan la internacionalización de la economía y la liberalización del comercio.”

[9] Rueda de Prensa de la FARC

W Radio / Actualidad

Los errores del proceso de Paz según Henry Acosta, el hombre detrás de los acuerdos

Henry Acosta se refirió a la carta que envió Iván Márquez y El Paisa a la Comisión de Paz del Senado, en la que aseguran que el proceso de paz “fue traicionado”.

Henry Acosta es el hombre que abrió las puertas del proceso de paz . Foto: Getty Images

Fuente : http://www.wradio.com.co/noticias/actualidad/los-errores-del-proceso-de-paz-segun-henry-acosta-el-hombre-detras-de-los-acuerdos/20181002/nota/3806539.aspx

02/10/2018 – ( hace 20 horas )

Henry Acosta fue el hombre clave para sentar a la guerrilla de las Farc y al gobierno Santos a hablar de un acuerdo de paz. Acosta participó de manera discreta en los acuerdos de paz. En entrevista con La W, reveló muchos datos inéditos de lo que ha acontecido en estos últimos años del proceso de paz.

Acosta da cuenta que le manifestó al presidente, en su momento, Juan Manuel Santos, lo que no hizo. Por ejemplo la reincorporación social y económica de los excombatientes; Que había que asignarle tierras a los excombatientes. Que se crearon cooperativas para que realizara este tipo de reincorporación que les permitió abrir cuentas en el Banco Agrario y que les permitiría iniciar su trabajo en el campo vigilados por las autoridades competentes, pero asegura Acosta que esto se quedó en lo anecdótico porque no tuvieron dinero en tanto que se les había quedado mal con los 8 millones de pesos que se habían acordado.

Incluso cuenta que el presidente lo puso a hablar con Miguel Samper, pero no había tierra en los departamentos donde se necesitaban con urgencia como Valle, Cauca, Nariño, Tolima, Huila, Antioquia y Caldas entre otros. Dice Acosta que había tierra pero en los llanos lo cual obligaba al traslado de los excombatientes a esas zonas que no conocían. Sin embargo, Acosta armó tras solicitud de Santos un proyecto productivo para 200 excombatientes en la Zona Veredal de La Elvira, pero el dinero que debía impulsar la iniciativa no llegó por parte de la Unión Europea porque esta tenía a las Farc aún como grupo terrorista, de tal suerte que empezaban los primeros problemas de verdadera reincorporación.

Cuenta que Romaña y El Paisa Óscar alcanzaron a iniciar proyectos productivos con donaciones de otros países, pero necesitaban más apoyo del gobierno y el Estado colombianos. Asegura Henry Acosta que junto a Jean Arnault, jefe de la Misión de las Naciones Unidas en Colombia siempre le expresaron al gobierno que el punto más importante del acuerdo de paz es la reincorporación y si esta no se hacía bien, el proceso no saldría adelante.

Según Acosta en algún momento le dijo al presidente Santos que no los llamara grupos disidentes a los guerrilleros que se estaban yendo del proceso, que los llamara sobrevivientes porque: “como usted no les dio los recursos, no propicio la organización de los excombatientes en cooperativas para que se quedaran allá trabajando, entonces ellos salieron a hacer lo que siempre han hecho”, recuerda Acosta que le dijo a Santos.

En opinión de Acosta, el único grupo al que se le podría llamar disidente es al de Gentil Duarte, teniendo en cuenta que este guerrillero estuvo en La Habana y había advertido, como Iván Márquez, que estaba de acuerdo con el proceso de paz pero que entregaría las armas a la par que el Estado le cumpliera a las Farc. Todo indica que Duarte tiene a más de 1.200 hombres.

Acosta da cuenta de una reunión entre Romaña, Catatumbo y Jean Arnault, a quien Romaña le dio la razón de extender la Misión de Naciones Unidas porque era importante que se realizara por completo la reincorporación social y económica de los más de 13.000 excombatientes y si no se hacía esa reincorporación se iba a terminar con 400 ‘bandolas’ sin mando único y a la deriva. Acosta dice que le contó al presidente lo anterior y que eso se estaba cumpliendo.

El empresario quindiano da cuenta que en La Habana la mayoría de comandantes de las Farc pidieron que no se entregaran las armas hasta que el gobierno cumpliera hasta el último punto de lo prometido, y que ahora la mayoría aseguran que su gran error fue haber entregado tal armamento.

Acosta afirma que uno de los hombres que más tenía afán de firmar el acuerdo final era Rodrigo Londoño, Timochenko, jefe de las Farc, porque necesitaban armar el partido político para las elecciones que se avecinaban. Que el afán fue tanto que si se mira el texto del acuerdo final la reincorporación tan solo quedó de página y media y que se les olvidó que para reincorporar gente necesitaban tierras y casas, lo cual no quedo claro.

Acosta le da la razón a algunos puntos que trae la carta enviada por Iván Márquez, expresamente a que no ha habido titulaciones de tierras, las 16 jurisdicciones especiales no se aprobaron. “Pero los dos puntos cruciales han sido la entrega de armas antes de la reincorporación y la propia reincorporación, las armas ya se entregaron y parte de la gente de la reincorporación ya se ha ido a grupos armados”, aseguró Henry Acosta.

Cuenta Acosta que la dirigencia y la comisión de paz de las Farc han ido a hablar con Iván Márquez y con El Paisa para que no abandonen el proceso. Por ello supone que las Farc, tras la carta, realizarán un pronunciamiento sobre sus dos miembros.

Acosta asegura que Iván Márquez fue el jefe de la delegación de las Farc en La Habana porque Márquez no quería que se sentaran y por esa razón los altos mandos decidieron entregarle las llaves del proceso para que se pudiera integrar de manera total.

También cuenta que en mayo de 2016 cuando se cerró el acuerdo final en La Habana, el encargado de hacerlo fue Jesús Santrich y la razón fue porque Timochenko se lo pidió ya que había tenido tantos problemas con su imagen.

Finalmente Henry Acosta recalcó que los acuerdos de paz se hicieron con el Estado colombiano y por esa razón este gobierno de Iván Duque debe cumplir con lo firmado.

 | 10/2/2018 

Están equivocados, sí hay garantías: Farc sobre Iván Márquez y el Paisa

Desde el Congreso, el partido político de la ex guerrilla le hizo un llamado a Iván Márquez y a El Paisa para que se vinculen activamente al partido y respondió a las críticas de Néstor Humberto Martínez sobre “el cuentecito de falta de seguridad jurídica”.

Fuente: https://www.semana.com/nacion/articulo/farc-a-ivan-marquez-y-el-paisa-estan-equivocados-totalmente/585464

Farc a Iván Márquez y el Paisa: "Están equivocados totalmente" 
Están equivocados, sí hay garantías: Farc sobre Iván Márquez y el Paisa Foto: Archivo Particular

La Farc le salió al paso a la carta que enviaron los exjefes guerrilleros Iván Márquez y El Paisa a la Comisión de Paz y se fueron contra las declaraciones que entregó la Fiscalía horas después de conocer el documento. Desde un salón de prensa en el Congreso, este martes, los voceros del nuevo partido trazaron una línea roja y aseguraron que las reflexiones que hacen los excombatientes en la carta corresponden a una visión personal de los firmantes.

“Están equivocados totalmente, mal pudiera yo salir a decir que no hay condiciones ni garantías y estar sentado en la sala de prensa del Senado dirigiendo una rueda de prensa. Lo que estamos diciendo es que el proceso tiene dificultades, la implementación no ha sido consecuente por parte del Estado, pero hay unos espacios que se han ganado, los valoramos y son muy importantes para lograr avanzar en la implementación de los acuerdos de paz”, manifestó Carlos Antonio Lozada.

En ese sentido, para los miembros de la exguerrilla la posición del partido quedó claramente fijada durante el Consejo Nacional de los Comunes, que se llevó a cabo en Bogotá a finales de agosto y principio de septiembre. “El proceso de implementación se ha caracterizado por ‘avances indiscutibles, alteraciones sustanciales e incumplimientos manifiestos‘”, se lee en la misiva.

Para la Farc “en la carta de Iván y Óscar se expresan opiniones personales legítimas con las que se puede o no estar de acuerdo”. Un episodio similar al que se desencadenó hace algunas semanas cuando se hizo pública la carta que Joaquín Gómez poniendo en tela de juicio el liderazgo de Timochenko y poniendo en duda algunos procesos dentro del naciente partido.

Le puede interesar: Fabián Ramírez niega haber abandonado el acuerdo de paz

La luna de miel en el partido de la exguerrilla duró poco. Peleas internas y deserciones ponen los pies en la tierra a la Farc un año después de su nacimiento. Si bien es cierto siempre se ha hablado de dos corrientes al interior del movimiento, la política terminó por acentuar las diferencias y ahora lo que muchos se preguntan es si las dos corrientes podrán coexistir bajo la misma figura.

Mientras los dos exguerrilleros desaparecieron sin dejar rastro y en su más reciente aparición se mostraron críticos del proceso de implementación, quienes vienen siguiendo el proceso en Bogotá tienen una mirada un poco más flexible. “No son posibles aún dictámenes definitivos a la luz de los balances sobre los resultados arrojados por la fase de implementación temprana; y que hay espacio político y tiempo histórico para continuar la brega por la materialización efectiva de lo acordado”, se lee en uno de los ocho puntos fijados en la carta.

De alguna forma, como se ha dicho desde hace algún tiempo, la pelea intestina que se libra al interior del partido versa sobre el camino que debe seguir el nuevo movimiento para encarar los incumplimientos del Estado. Y es que para la Farc “la implementación es un campo en disputa, cuya orientación no está predeterminada por el deseo o la voluntad; se encuentra más bien íntimamente relacionada con la correlación política y social de fuerzas que se logre conformar a su favor”.

Para complir con el propósito fijado desde La Habana, el partido le hizo un llamado a los excombatientes para “que se recupere el poder transformador del acuerdo conjugando la acción parlamentaria con la necesaria acción de masas, la actividad diplomática, el uso de la vía gubernativa y judicial, y el acompañamiento internacional”. El problema, sin embargo, es que no todos están plenamente convencidos.

“Entendemos sus preocupaciones sobre aspectos de la implementación, por considerarlas sinceras. Coincidimos en su principal preocupación: Cómo sacar adelante la paz de Colombia; con la que de paso de desmiente la matriz de opinión sobre su presunta salida del Acuerdo”, agregó Carlos Antonio Lozada durante su intervención.

Finalmente, el partido les hizo un llamado a los exguerrilleros para que se vinculen de nuevo a las actividades del partido: “A Iván y a Óscar les hacemos un llamado gunas de nuestras actuales preocupaciones; al conjunto de la militancia, a continuar trabajando por la materialización de las conclusiones del Pleno”. Renglón seguido se fueron lanza en ristre contra el fiscal Néstor Humberto Martínez: “Como creerle al fiscal que se ha dedicado todo el tiempo a tratar de desarticular la paz del país. Podríamos hablar toda la tarde de los desafueros del fiscal contra la paz. Están los montajes de Mercandrea que terminaron en unos disturbios por los que nadie responde. Con bombos y platillos también anunció que tenía pruebas irrefutables de la responsabilidad de Jesús Santrich y ahora tranquilamente dice que el no tiene pruebas que están en Estados Unidos. Cualquier comentario que uno haga sobre las palabras necias del fiscal, sobran el solo se va autodestruyendo en su credibilidad”.

 

Exjefes de FARC denuncian que no tienen garantías para su defensa en la JEP

Jhon León, asesor del partido FARC le explicó a Colombia2020 que los exmiembros de la antigua guerrilla no cuentan con un sistema de defensoría pública para comparecer ante la JEP, a pesar de que esto quedó estipulado en las normas del sistema de justicia transicional.

Justicia para la Paz
EL ESPECTADOR/ Viernes, 21 de septiembre de 2018
Los medios reeditan la guerra psicológica que implementaron contra la antigua FARC- EP
Fuente: https://colombia2020.elespectador.com/jep/exjefes-de-farc-denuncian-que-no-tienen-garantias-para-su-defensa-en-la-jep

UN 40% DE LOS GUERRILLEROS COLOMBIANOS VUELVE A TOMAR LAS ARMAS

Si las cifras son ciertas, a un año de rubricado el acuerdo de paz entre el estado colombiano y la guerrilla de las FARC, se estima que casi el 40 por ciento de todos los milicianos que tenía la insurgencia antes de la firma -unos 2800 guerrilleros- han vuelto a las armas.

Por FERMÍN DOMÍNGUEZ PARA CANARIAS SEMNANAL.ORG.-

 

Fuente: http://canarias-semanal.org/not/23568/un-40-de-los-guerrilleros-colombianos-vuelve-a-tomar-las-armas/

 

Si las cifras son ciertas, a un año de rubricado el Acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC, se estima que casi el 40 por ciento de todos los milicianos que tenía la insurgencia antes de la firma -unos 2800 guerrilleros- han vuelto a las armas.

Los datos aparecen en un artículo publicado en el diario estadounidense the New  York Times, titulado “El regreso a las armas de los exguerrilleros de las FARC”.

Según sus autores, Nicholas Casey, desde Medellín ,y Federico Ríos Escobar, desde un enclave rebelde, aparece un  “denominador común” cuando se pregunta por las motivaciones que han estimulado  a estos combatientes para movilizarse.

 “El gobierno les prometió una nueva vida civil con los acuerdos, pero pronto terminaron sintiéndose acorralados por grupos paramilitares que intentaron hacerse del control que habían abandonado los rebeldes”.

Para ratificarlo, citan una frase extraída del dialogo con Maicol, uno de los comandantes rebeldes. “Vi que estaban fusilando a muchos compañeros, entonces decidí otra vez meterme al monte”.

Sin embargo, al contrario de lo que promete en su titular, el artículo del New York Times no ofrece más elementos de análisis que permitan entender cuáles han sido las razones que han llevado a estos guerrilleros a tomar las armas nuevamente.

A partir de este punto el reportaje se centra en otro aspecto del rearme guerrillero: el carácter de las supuestas alianzas que se habrían empezado a formar en las montañas, según el diario estadounidense “con bandas criminales a la que las autoridades acusan de masacrar a civiles y de estar relacionadas con el  narcotráfico”.

“Eso podría significar – según los autores- que en un futuro no tan lejano los exguerrilleros se asemejen más a un grupo de delincuencia organizada que al ejército de marxismo revolucionario que establecieron en los años sesenta

Si se observa con cuidado el guión  sobre el que elabora la información que aparece en el artículo no es difícil observar que el objetivo del mensaje no es explicar por qué casi la mitad de las fuerzas guerrilleras no aceptan el acuerdo, sino de establecer estos presuntos “vínculos” entre los combatientes, la delincuencia y el crimen organizado.

Pero no solo en este artículo del New York Times aparecen aristas que apuntan en esa dirección. Igual tratamiento se hizo patente en abril pasado en el artículo Gentil Duarte”, el disidente que pretende revivir beligerancia de las FARC”,  dedicado por entero al ex dirigente de las FARC-EP y actualmente en la insurgencia, Miguel Botache Santillana.

Se le acusa –por comentarios de calle- de haber  cometido actos de “amenazas, reclutamiento forzado, secuestros, hostigamientos, quema de vehículos, extorsiones, activación de artefactos explosivos, desplazamiento forzado, quema de maquinaria, fabricación, retenes ilegales, tráfico de estupefacientes y hostigamientos”.

LA “NUEVA” GUERRA PSICOLÓGICA CONTRAINSURGENTE

Con el rearme de una parte de los antiguos guerrilleros y la incorporación de nuevos reclutas se aprecia, en efecto, un marcado interés de los medios de comunicación corporativos en reeditar la guerra psicológica llevada a cabo contra las FARC-EP.

En la misma línea del desgaste psicológico previo a los acuerdos, el objetivo no es otro que el de destruir la moral del enemigo y minar los apoyos externos de la insurgencia.

En este sentido, la propaganda subliminal también ocupa un lugar destacado. De ahí que los ataques de esta clase sean indirectos. De acuerdo con los manuales de Campo de operaciones psicológicas   -Field Manual of Psychological Operations (FM-33-5)- del ejército de Estados Unidos, la insinuación suele ser más eficaz que el ataque directo a los líderes guerrilleros, ya que un ataque directo puede ser acogido por la población hostilmente y llevarle a rechazar el mensaje.

Es por ello que la propaganda casi siempre se presenta en forma de noticia para que tenga mayor efectividad.  Lo importante no es que un mensaje sea o no cierto, sino que sea creíble  De ahí que la persuasión se convierta en la principal preocupación del emisor de mensajes de este tipo.

°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°
DEBATE Y ANALISIS DEL ACUERDO DE PAZ…
Martes, 18 de septiembre de 2018
“No había que tener demasiada inteligencia para apreciar que el desarme unilateral de las FARP-EP favorecería al imperialismo”

COLOMBIA, VENEZUELA Y LA TRAICIÓN EN LAS FARC-EP (VÍDEO)

 No había que ser adivino ni tener demasiada inteligencia -afirma Narciso Isa Conde – para apreciar que la desmovilización y desarme unilateral de las FARC-EP, principal ejército irregular antiimperialista de la región, provocaría un costoso desequilibrio interno y regional a favor de las derechas locales y del imperialismo occidental (…).
Fuente: http://canarias-semanal.org/not/23542/colombia-venezuela-y-la-traicion-en-las-farc-ep-video-/

 El presidente colombiano Juan Manuel Santos y el máximo líder de las Farc, Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, firman con un apretón de manos los “Acuerdo de Paz” de La Habana, que han dado lugar a un incremento exponencial del número de activistas sociales y ex guerrilleros asesinados

Por NARCISO ISA CONDE.-

Antes, durante y después de los denominados DIALOGOS DE PAZ DE LA HABANA (entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC-EP), existió, existía y existe un Estado Terrorista, con paramilitarismo incluidosiete bases militares y calificadas unidades militares estadounidenses en territorio colombiano… más el acuerdo con la OTAN.
El PENTÁGONO, específicamente su Comando Sur –sin desistir de la conquista de Brasil para esos mismos fines y con mayor fortaleza militar- concibió y concibe a Colombia como una especie de Israel de cara al Norte de Suramérica (principalmente como factor de agresión a la Venezuela bolivariana)…de cara a la Amazonía y al Caribe. Un gendarme de mediana dimensión e intensidad.

LA PAZ COMO FARSA

No había que ser adivino, ni tener demasiada inteligencia, para apreciar que la desmovilización y desarme unilateral de las FARC-EP, principal ejército irregular antiimperialista de la región, provocaría un costoso desequilibrio interno y regional a favor de las derechas locales y del imperialismo occidental(EEUU y EUROPA OCCIDENTAL); ambos empeñados, por demás, en una feroz y violenta contra-ofensiva anti-reformas, anti-autodeterminación y anti-revolución en toda nuestra América; con especial énfasis contra la soberanía Venezolana, procurando asaltar sus enormes riquezas naturales

La mayoría del SECRETARIADO de las FARC,

capitaneado por  Timochenko, desoyendo

todas las advertencias, optó por precipitar

–mediante sorpresivas maniobras espurias-

un desenlace claudicante en las

negociaciones.

Sin embargo, la mayoría del poderoso SECRETARIADO de las FARC-EP,capitaneado por su jefe político-militar, Comandante Timochenko (Rodrigo Londoño), desoyendo todas las advertencias, optó por precipitar (combinado con Santos) –mediante sorpresivas maniobras espurias- un desenlace claudicante en las referidas negociaciones.

Esto incluyó desmovilización de bloques guerrilleros, entrega de las armas, aceptación de la permanencia de la mayoría de los presos políticos en la cárcel, convivencia con el Estado tal y como está conformado a nivel civil, militar y policial; permanencia de las estructuras paramilitares asesinas, renuncia a la convocatoria de una CONSTITUYENTE SOBERANA y continuidad de las bases militares estadounidenses, del acuerdo con la OTAN y de todo el andamiaje guerristas de Israel y EEUU en su territorio.
Examinadas con detenimiento la modalidad de esa imposición junto a la evolución posterior del accionar legal de sus artífices, y evaluando específicamente lo que acontece alrededor del infame apresamiento del comandante Jesús Santrich y la conjura contra el Comandante Iván Márquez… así como las múltiples, diversas e importantes disensiones de contingentes político-militares farianos, no tengo dudas de que esa imposición reúne las característica de una rendición militar y una claudicación política-ideológica con fuertes componentes de traición interna.

IMPACTOS NEGATIVOS DE LA TRAICIÓN

Esta derrota no fue consumada en el campo de batalla, sino inducida por una astuta inteligencia militar que logró la renuncia a las ideas, a la ética y al compromiso revolucionario de su contraparte; evidentemente asumida por componentes relevantes de la jefatura de esa fuerza insurgente, no por todos sus dirigentes; menos aun por toda su membrecía.
Sus impactos negativos no tardaron en manifestarse dramáticamente a consecuencias de los desequilibrios registrados. Veamos:

Las matanzas y persecuciones de

combatientes, líderes y activistas de las

izquierdas y los movimientos sociales no se

hicieron esperar

· El NO ganó el plebiscito con que se pretendió refrendar ese mutilado“acuerdo de paz”, en medio de una mayoritaria y significativa abstención del universo de votantes y de una votación minoritaria a favor de ambos bandos: uribismo y Gobierno.

· El Secretariado de las FARC, en lugar de darle una correcta lectura a la desconfianza popular así expresada, decidió hacer más concesiones, acentuando la claudicación.
· Las matanzas y persecuciones de combatientes, líderes y activistas de las izquierdas y los movimientos sociales no se hicieron esperar.

· A continuación la expresión legal de las FARC fue castigada electoralmente por la sociedad colombiana, al extremo de exhibir una ridícula votación; más aun si se compara con las dimensiones de las fuerzas que integraron su ejército popular, sus milicias, su partido comunista clandestino y su movimiento bolivariano, y de su importante gravitación en la MARCHA PATRIÓTICA y en numerosos movimientos sociales. Evidentemente el viraje a la derecha provocó una hecatombe en sus filas.

· La extrema derecha uribista ganó las elecciones, potenciada por su coherente embestida contra el Acuerdo de la Habana y por la inconsistencia de FARC, ya abrazada a la candidatura de Petro, uno de sus antiguos adversarios a la cabeza de una opción centrista-liberal pro-imperialista y hostil al gobierno venezolano.

· El nuevo gobierno se propone desmontar los limitados avances consignados en las letras del “ACUERDO DE PAZ”, mientras arrecia la represión y profundiza la tendencia neo-fascista y la hostilidad contra la Venezuela bolivariana y contra el proceso boliviano; aliado de bruces e incondicionalmente a los contra-ataques de Trump contra la independencia continental y los procesos de reformas.

· La Fuerzas Armadas y el paramilitarismo colombianos, articulados con el Pentágono, la CÍA y el MOSSAD israelí, con el apoyo de la gran burguesía y las derechas de ese país, han reforzado su compromiso de desestabilización y agresión política, económica y militar contra el Gobierno de Maduro y el chavismo venezolano, incluidos expedientes como el magnicidio y la invasión militar tutelada por EEUU. La falsa PAX colombiana ha estimulado la guerra imperialista contra Venezuela y más allá.

LA PELEA CONTINÚA

Sin embargo, todos esos factores negativos juntos, no anulan la multifacética resistencia y las nuevas ofensivas del pueblo colombiano, del pueblo chavista venezolano y de los pueblos de nuestra América.

Ni la reacción imperial-derechista, ni las inconsecuencias de los denominados gobiernos progresistas, ni la derechización de ciertas izquierdas, ni las traiciones registradas… tienen poder en el contexto de esta multi-crisis del capitalismo para provocar una derrota estratégica del campo popular y aplacar definitivamente la tendencia a la rebeldía; menos aun en casos como el venezolano y el colombiano.

En Venezuela crece la resistencia popular al golpe y a la agresión política, militar y económica interna y externa.

Voces autorizadas llaman a formar nuevas milicias populares y se expresa la disposición a recibir brigadas latino-caribeñas; al tiempo que el componente chavista de las Fuerzas Armadas Bolivariana reafirma su lealtad al proceso y su disposición combativa; por lo que los factores revolucionarios que se han acumulado allí no son fáciles de aplastar.
En Colombia los traidores a la insurgencia

heroica que forjó Manuel Marulanda han

perdido la autoridad y el liderazgo que

forjaron en los campos de batalla; mientras

crece el respaldo a los que siguen firmes

 

 

En Colombia los traidores a la insurgencia heroica que forjó Manuel Marulanda han perdido la autoridad y el liderazgo que forjaron en los campos de batalla; mientras crece el respaldo a los que siguen firmes y dispuestos a revertir el revés y a recomponer las fuerzas transformadoras. Esto, a su vez, amerita multiplicar la solidaridad internacional en casos como el de los comandantes Satrich y Márquez, la libertad de los presos políticos y el apoyo a las víctimas de la represión.

Hay claras señales de que muchos/as combatientes, milicianos/as, militantes y comandantes no han aceptado la ruta de la rendición y deciden optar por la recomposición y rearticulación de las fuerzas dispersas, aun en medio de grandes riesgos.

El ELN no se ha desmovilizado y se opone a la paz como maniobra del régimen y como trampa, esto es, a una paz sin garantías y sin agenda de cambios sustanciales.
El territorio colombiano está sembrado de protestas sociales y políticas de todo tipo, mientras la mayoría electoral relativa del candidato triunfador no logra superar la existencia de un gobierno de minoría, que habrá de apoyarse fundamentalmente en la violencia.

Y si damos una mirada más allá, es inocultable el enorme rechazo popular que han provocado las formulas ultraderechistas y mafiosas derivadas de los llamados golpes blandos y los contra-ataques imperialistas en Honduras, Brasil, Argentina, Paraguay…

 

  No hemos sido derrotados.

EEUU y sus sucios socios locales tienen capacidad paras desestabilizar procesos de cambios que se han estancado o degradado, pero no para estabilizar su dominio.
La pelea sigue y habrá de ser cada vez más dura.  Se pelea peleando y luce que donde estamos fallando es en la falta de cualificación y en las debilidades todavía no superadas de las fuerzas llamadas a conducir y articular exitosamente las múltiples y diversas batallas necesarias; lo que exige una profunda direccionalidad anticapitalista y antiimperialista; y, sobre todo, claras reformulaciones, forjadas estrecha relación con los pueblos en lucha y su capacidad creativa, de los proyectos de transición hacia sociedades justas y solidarias.

Vale todo lo que pueda hacerse en esa dirección dentro de una consistente vocación revolucionaria e internacionalista.

 

(*) Narciso Isa Conde es un revolucionario, marxista, político, escritor y ensayista dominicano.

 

VÍDEO RELACIONADO: Entrevista a Hernando Calvo Ospina sobre el llamado “Proceso de Paz” de Colombia

 

COLOMBIA SOBERANA
La voz de los oprimidos

https://colombiasoberanalavozdelosoprimidos.blogspot.com/2018/09/la-implementacion-del-acuerdo-ha-caido.html?spref=fb

La implementación del acuerdo ha caído sobre los hombros de la FARC. La entrevista que censuró el gobierno


septiembre 17, 2018

Por Colombia Soberana

Videos

En el marco del Acuerdo de paz se creó el programa Mimbre que ha venido siendo emitido en el Canal Institucional. Es dirigido por Gloria Cecilia Gómez y su comité editorial está conformado por delegados de las FARC y del Gobierno.

Desde hace 9 meses ha estado al aire sin mayores contratiempos, pero su última edición fue censurada porque la oficina del Alto Comisionado para la Paz decidió no sacar al aire una entrevista que Gloria Cecilia Gómez le hizo a Pastor Alape. Para Luis Roberto Rodríguez “El programa no se trata de que una parte acuse a la otra parte de cosas ante millones de colombianos”.

Sin embargo, al ver la entrevista, se puede notar que el dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, habla de temas puntuales y verídicos: la transformación de la JEP y de la participación política, el problema de seguridad en las regiones y demás, por lo tanto se puede considerar este hecho como un acto de censura.

El vídeo, que estuvo en YouTube, fue bajado de esa plataforma por derechos de autor, sin embargo incrustamos el video de Las 2 Orillas y para mayor seguridad, transcribimos la entrevista:

Café con Gloria

¿cómo le va Pastor?

Digamos que bien

Viajando por todo el país, me imagino, por los Espacios Territoriales.

Si, hay que hacer el ejercicio permanente de acompañar a la gente para evitar que se den procesos de atomización, diríamos como en el lenguaje anterior, de deserciones del proceso por todas las dificultades que ha tenido la implementación del Acuerdo. Entonces hay que estar llevando el mensaje, y sobre todo, recogiendo las iniciativas y preocupaciones de la gente.

Hace unas semanas el Instituto Kroc entregó su segundo informe sobre cómo va la implementación de los Acuerdos. Usted que es el coordinador de reincorporación por parte de la FARC que opina de ese balance que entregó Kroc.

Es un balance que se acerca a la realidad. nosotros hemos venido sosteniendo que realmente el Acuerdo se ha implementado un 27%. De ese 27% , sobre los hombros de los integrantes de la FARC, está el 100%. Porque tal vez lo fundamenta, lo contundente del Acuerdo estuvo sobre nuestros hombros: llegamos primero a las zonas de preagrupamiento, de ahí pasamos a las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, nuestra gente llegó con la convicción y el compromiso como un primer acto de paz, cumplimos el proceso para la dejación de las armas y lo cumplimos estrictamente de nuestra parte, el Estado se ha quedado, todavía estamos sacando caletas para entregar, eso ha sido muy lento, como ha sido lento el proceso de recoger todos los bienes que dispusimos para el proceso de reincorporación y de reparación a las víctimas.

¿Por qué hay tanta dificultad para las caletas? ¿Por que no se encuentran, los puntos geográficos?

Las dificultades es que no se estableció una estrategia clara que implicara además los aspectos logísticos para hacerlo. Eso hace que, dadas las circunstancias difíciles para la reincorporación, pues la gente salió a buscar cómo desarrollar sus propias iniciativas. Y lo segundo es que no hay planeación por parte de las instituciones que quedaron para hacer ese proceso.

El Instituto Kroc dice que, como usted lo señalaba hace un momento, el único punto del acuerdo que esta 100% cumplido es precisamente eso: la dejación de armas, el cese al fuego y todos los mecanismos de verificación que es lo que le corresponde a las FARC, más lo de las caletas que usted señala, más la entrega de los bienes que también me dice que hay dificultades en qué sentido Pastor.

Nos demoramos cuando se inicia el proceso con la Sociedad de Activos Especiales del Estado, el Fiscal aparece y se atraviesa, y eso se extiende más o menos a unos dos, tres meses, para que se estableciera los lineamientos para que la SAE pudiera entrar a realizar esas actividades. ¿Qué ocurrió en ese espacio? que muchos de los bienes, por ejemplo los semovientes, se los llevaron estructuras paramilitares, las llamadas disidencias y ocuparon fincas, ahora los problemas de seguridad en las regiones, los compañeros que conocen esos sitios les da miedo ir, amenazas. Todo eso se genera debido a que no se establecen unos puntos de referencia en tiempos.

Dice además el instituto Kroc, que creo que es un punto de referencia bueno, por que hace un balance y compara con otros procesos de paz, dice que 44% de la reincorporación está completa, que no es una cifra menor, Pastor, Es decir, viene desarrollándose con dificultades, pero viene andando en forma acelerada lo que tiene que ver con la reincorporación de la guerrillerada.

Ese es uno de los puntos de debate del informe, que es muy bueno, pero hay unos aspectos que nosotros no compartimos porque partimos de que nosotros hemos cumplido el 100% en el proceso de reincorporación, y ene esa reincorporación, por supuesto que se han dado, se han desprendido unidades que han entrado en procesos de deserción del proceso, dado a que no pudimos desarrollar las actividades productivas que le permitieran a la gente una reincorporación desde el punto de vista de la acción económica en los territorios.

Pero también los mensajes que se dieron de desarticular el punto de participación política como punto medular del Acuerdo. Un acuerdo de paz de paz se firma para que un sector que estaba confrontando al Estado a través de las armas, pues entre a participar en la actividad política. En el Congreso bajaron todas las posibilidades de participación política. en concreto la Reforma Política la transformaron, la circunscripciones especiales de paz no las pasaron.

Entonces no digamos que aquí se cumplió 100%, no, todo esto se transformó.

La Jurisdicción Especial para la Paz, de igual manera que es parte de la seguridad jurídica, y sobre todo, que es el instrumento fundamental para cerrar este Acuerdo de manera que no haya impunidad, pues también la han venido desajustando. Ya lo que se estableció de la Jurisdicción Especial para la Paz quedó una justicia nada más para las FARC, o sea, los terceros y otros sectores no van a participar.

Pero los militares …

Es una voluntad de los militares. Por su puesto que yo no estoy negando que eso no sea importante, a mi me parece, inclusive lo he dicho públicamente, el acto que ejecuta el General Montoya, es un acto, diría uno, de responsabilidad política, ética, de ir a la Jurisdicción Especial para la Paz.

Pero la participación en justicia, los terceros quedan por fuera, los responsables. Aquí la preocupación es que entre la Corte Penal Internacional a tomar estos procesos que quedan y eso nos preocupa es porque nos va a generar mayor impunidad, y sobre todo, polarización.

Pero Pastor, el hecho de que esté la sombrilla de la Corte Penal Internacional, los que tengan responsabilidades de lesa humanidad, si el Estado Colombiano no cumple con las sanciones, la Corte Penal Internacional se encargará de sacar adelante eso. Por eso se acogen generales en retiro como Montoya, porque saben que hay muchos más beneficios, mucha más aplicación de una justicia transicional en la JEP y no en la justicia ordinaria.

Si. El problema aquí es que la Corte Penal Internacional entra a tomar procesos de dignatarios, empresarios y mi preocupación es que va a generar mucha más polarización porque va a ver unos sectores del país que van a decir ” aquí con la JEP laspenas no fueron las que aplica la Corte Penal Internacional” porque la Corte Penal Internacional no entra con una visión de justicia en transición.

La corte Penal Internacional avaló la JEP

Eso es completamente diferente. El tema no es si avaló o no. Yo no estoy en contra de la Corte Penal Internacional. Lo que estoy diciendo aquí es que estos sectores políticos y económicos que no entran a la JEP los va a tomar la Corte Penal Internacional y eso va a generar polarización interna. Ese es mi temor.

Pero la polarización está vigente…

Pero es que la JEP lo que permite es que entremos todos en justicia, entremos a conocer la verdad. Por eso el sistema es integral, y conozcamos la verdad de este conflicto, para poder a partir de la verdad, que no es una verdad que se estableció desde una sola mirada, sino que todas las miradas del país podamos decir “esto se cierra aquí” y sobre todo garantizarnos de que no va a haber repetición.

Y también está operando la Comisión de la Verdad, que va a ser garante de que se conozca la verdad, de que se nos cuente qué pasó, por qué pasó, quiénes estuvieron, quiénes son los responsables, la Comisión de la Verdad también va aparejada con este sistema integral

Es que hay otro elemento que considero que el país también debe evaluar, y sobre todo para respaldar la Comisión de la Verdad, el ataque que se la hace a la Comisión de la Verdad..

Es a partir de una falsedad, de un video que elaboran al padre Francisco de Roux como director de esa comisión, para acusarla de que él está a favor del ELN. Y es un video que editan y lo montan específicamente para eso, y es muy triste que en el parlamento se estén utilizando esos argumentos para deslegitimar un instrumento de justicia como lo es la Comisión de la Verdad.

Pero eso si es un boomerang, porque la respetabilidad y el reconocimiento de la rectitud y de la honradez de Francisco de Roux nadie lo pone en duda. Ese tipo de manipulaciones se devuelven a las personas que hacen el montaje. Quiero volver a la reincorporación. Decía usted hace un rato que ha habido dispersión en los Espacios territoriales. El Estado ha tenido dificultades para poder cumplir con la reincorporación, pero la reincorporación también ha sido un problema para ustedes allá en las FARC, la falta de liderazgo, la falta de cuadros que estén allí coordinando y trabajando con la base guerrillera ha sido también una dificultad grande que han tenido que enfrentar ustedes.

Esa no es la justificación de lo que ha ocurrido ¿Qué es lo que se ha dado en cuanto a la capacidad de los liderazgos? pues mucha gente salió sencillamente por que nosotros estábamos operando más o menos en unas 70 áreas territoriales, nos reducimos a 26 Espacios, cuando ya esto avanza y no se dan las respuestas inmediatas por parte del Estado ¿Qué ocurre? Pues la gente regresa donde tiene sus afectos, donde tiene sus cariños, donde tiene sus familiares.

Además ellos lo pueden hacer

Es que yo no estoy diciendo que no lo puedan hacer, lo están haciendo por que se los permite el Acuerdo y han venido estableciendo sus iniciativas productivas en esas nuevas áreas, que es lo que llamamos los nuevos espacios de agrupación de la gente, los nuevos Espacios de Reincorporación, que allí la gente sigue desarrollando sus actividades, ya no concentrados en un mismo lugar, pero están desarrollando actividades productivas de manera colectiva a partir de la oferta que les da sus familiares en tierras y el apoyo que se encuentra con esas comunidades.

Allí hay un trabajo fuerte ahora en el Congreso, por fortuna hay una oposición de izquierda importante que busca hacer las transformaciones por la vía política ¿Confían ustedes la FARC que el nuevo gobierno va a respetar y honrar los Acuerdos?

Creemos que por duras que sean las complejidades que ponga este gobierno, no van a enterrar la esperanza del país. Hay una esperanza que ha reverdecido en muchos sectores, es el mensaje que uno recibe en regiones y hay una comunidad internacional que ha venido acompañando este proceso.

Hay, de igual manera, sectores económicos que si están viendo que han sido más beneficioso este proceso que estar en la guerra.

Gracias Pastor.

Gracias a usted.

El Duque de Uribe y…

 

PROCESO PAZ COLOMBIA

El plan de Duque para estabilizar los Espacios Territoriales de los ex Farc

Caracol Radio conoció acciones a corto, mediano y largo plazo que se implementarán para brindar tranquilidad a excombatientes y a las comunidades.

CARACOL RADIO

Colombia

12/09/2018 – 13:15 COT

 

El Gobierno Nacional diseño un plan para estabilizar los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación para los excombatientes de las Farc, en momentos en que se registra una crisis, no solo por la salida de 6 líderes que dejaron en vilo a más de 1.500 exguerrilleros, sino además por los atrasos que continúan denunciando en las condiciones de las zonas y en los proyectos productivos que se derivaron del Acuerdo Final de Paz.

 

Todo el documento aquí: http://caracol.com.co/radio/2018/09/12/nacional/1536771877_923720.html

Santrich: “Lo que querían era desarmarnos al menor costo posible y lo lograron”

Colombia Informa
“La alternativa es poner atención al movimiento real del pueblo”. La responsabilidad de volver a nuevos ciclos de violencia es del Estado

Fuente: https://www.lahaine.org/mundo.php/santrich-lo-que-querian-era

Hace cuatro meses Seuxis Hernández, conocido por el seudónimo Jesús Santrich, fue detenido por la Fiscalía General de la Nación para responder al reclamo de un juzgado de EEUU que lo acusa de conspiración con fines de narcotráfico. La Fiscalía no ha mostrado pruebas para condenarlo hasta el momento.

Colombia Informa entrevistó a Hernández para conocer su opinión acerca de la implementación de los Acuerdos firmados con el Estado, la participación del partido político FARC -Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común- en el Congreso, y la posibilidad de un retorno al ejercicio político a través de las armas de sus compañeros y compañeras insurgentes.

Colombia Informa: Hace dos años, en La Habana, finalizó la negociación entre las antiguas FARC -Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- y el Estado colombiano para la terminación del conflicto armado entre sí. ¿Cómo evalúa el proceso de implementación en lo que refiere a la participación política del nuevo partido FARC desde el Congreso de la República?

Seuxis Hernández: Veo muy dificultoso el proceso de reincorporación política de los integrantes de las FARC, no solamente por los anuncios del nuevo Gobierno en cuanto a su intención de introducir cambios sustanciales a lo pactado en La Habana, que además de ser un Tratado de Paz, es norma constitucional, sino por lo que ya ha incumplido la institucionalidad el tiempo que estuvo el Gobierno que firmó el Acuerdo.

Pero si nada de esto ha valido a los representantes del establecimiento hasta ahora, que había cierta euforia por la terminación de la confrontación, con una guerrilla desarmada, menos van a cumplir cuando hay un largo historial de perfidia que hoy se aliña con el guerrerismo del uribismo conduciendo el país.

La participación política directa de la FARC en el Congreso de la República es garantizada por cinco curules en Senado y cinco en Cámara de Representantes. Sin embargo, la realidad muestra que no podrán ejercer la política de esta manera ya que la FARC es objetivo de amenazas y asesinatos. ¿Cómo van a ejercer política sus compañeros y compañeras en esas condiciones? ¿Cómo lo hace usted ahora?

A la luz del Derecho Internacional Humanitario estos Acuerdos tienen carácter de Especial y una declaración unilateral de Estado de cumplimiento que fue incorporada como documento oficial del Consejo de Seguridad de la ONU -Organización de las Naciones Unidas-, mediante resolución oficial.

Los montajes judiciales y asesinatos continuaron porque en Colombia el aparato acusatorio está montado como instrumento de guerra contrainsurgente que no ha cesado contra el nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, como tampoco ha cesado la guerra de baja intensidad que hace a través de los medios de comunicación, o la guerra sucia que seguirá proliferando mientras no se haga una depuración de la Fuerza Pública y se cambie su doctrina de enemigo interno. Aspecto central del compromiso de no repetición por parte del Estado que es y sigue siendo el genitor de la confrontación.

La alternativa no está en poner atención en la actividad parlamentaria, eso es parte de la lucha, sino en el movimiento real del pueblo, de su acción social en los territorios, buscando la convergencia sin sectarismo y con movilización, tomando sus banderas más sentidas.

Yo, en prisión, no tengo otra alternativa, por ahora, que usar la trinchera de la palabra para seguir alentando las luchas por los cambios sociales que conducen a la verdadera paz, y no que nos mantengan en esta farsa en la que derivó la perfidia del Régimen.

Desde hace mucho tiempo la guerra se posiciona como política de Estado. La insurgencia de las FARC respondió a esta política con la dejación de las armas para lograr un Acuerdo de Paz entre sí y con el Estado. ¿Cree que el gobierno de Iván Duque terminará con este episodio para regresar a la guerra?

El tema de la guerra y la paz es un asunto de Estado, independiente de la modalidad que le ponga determinado gobierno. Para el caso de Colombia, según lo que se ve, nunca hubo un compromiso cierto de poder permanente por encontrar la reconciliación. Lo que querían era desarmarnos al menor costo posible y lo lograron, pisoteando principios como el de buena fe y el ‘pacta sunt servanda’ (lo pactado obliga, en castellano); usaron estratagemas sucias que es lo que aquí y en la Conchinchina se conoce como perfidia. De tal manera Duque lo que hará será continuar con más saña el propósito de nuestra destrucción y el de la neutralización del movimiento popular para beneficiar a una oligarquía mezquina y criminal.

Al movimiento social y popular, con nosotros incluidos, no le queda otra alternativa diferente a la oposición activa, la resistencia organizada, la convergencia y la persistencia por sobre todas las adversidades. No podemos amilanarnos pese a las muertes y la represión que nos impongan.

Las amenazas, persecuciones y asesinatos a miembros de la FARC, así como a líderes y lideresas sociales ocurren con una responsabilidad cínica desde el Gobierno. Así mismo desde hace poco más de un año los Acuerdos que firmaron en La Habana se han modificado una y otra vez. En este contexto, usted continúa como referente para las bases de la FARC. ¿Percibe que hay un sentimiento de regresar al ejercicio político por medio de las armar?

Sobre el incumplimiento cínico del establecimiento a lo pactado con las FARC, las evidencias son irrefutables y tal situación empeorará con el gobierno uribista de Iván Duque. Esa es una posición del bloque de poder dominante que sin duda viene multiplicando la incertidumbre de los excombatientes y de las comunidades burladas; tal situación de perfidia institucional sin duda empujará a mucha gente a la rebeldía.

La responsabilidad de volver a nuevos ciclos de violencia, quizás más terribles de los que hemos vivido, entonces, en gran medida es del Estado. Con toda la crisis en que ha entrado el proceso de paz que se inició con las FARC, incluso, es casi imposible que el ELN -Ejército de Liberación Nacional- pueda llegar a un Acuerdo. La confianza está, por demás, resquebrajada.

Pero aparte de esto, aunque las FARC han persistido y persistirán en la búsqueda de la paz verdadera, no depende de su voluntad ni de la de ninguna organización en especial que se pueda decretar la clausura del derecho que tienen los pueblos a la rebelión frente a un régimen tiránico.

colombiainforma.info

Texto completo en: https://www.lahaine.org/santrich-lo-que-querian-era

Colombia

28 agosto 2018

“FARC participó del diseño de la JEP, deben respetarla”: alto comisionado para la paz 

https://noticias.caracoltv.com/colombia/farc-participo-del-diseno-de-la-jep-deben-respetarla-alto-comisionado-para-la-paz

ARTICULOS RECIENTES DE OPINION DE ALBERTO PINZÓN SÁNCHEZ…Para el análisis…

 

26-08-2018


A la amnesia se suma la pérdida del rumbo estratégico

 

Alberto Pinzón Sánchez

Rebelión

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=245760&titular=a-la-amnesia-se-suma-la-p%E9rdida-del-rumbo-estrat%E9gico-

 

Así como hay “spin doctors” proclives al Estado, que actúan en el aparato de la hegemonía y mediático dominantes, también los hay dentro de la llamada Izquierda democrática o pequeño burguesa arribista, quienes siempre con el cuento de hacerse una “autocritica desde el campo de la izquierda”, apresuradamente salen a intoxicar la opinión democrática y socialista con las subjetividades insostenibles de sus “análisis” de última hora, que no pasan de ser recuentos parroquiales de las minucias de la riña entre las “facciones de la elite dominante con sus títeres, ventrílocuos y traidores” (ya se sabe, Uribe contra Santos con sus fracciones oligárquicas. Ojo Pacho, en castellano facción es diferente de Fracción) los que, con pretensiones de ser análisis políticos, solo buscan culpar a la masa trabajadora y popular del porqué Colombia sigue siendo un Estado fallido, o como ellos lo llaman “Estado precario, de Democracia imperfecta, o Estado profundo. Para luego, como si los autores fuesen una especie reencarnada de Lenin posmoderno, preguntarse desde su olimpo payanés ¿Qué Hacer?

Fuente Imagen Internet. La Embajadora Nikki Haley en el puente colombo venezolano

Bueno. Hay que aceptarlo. La lucha de clases también se da en estos niveles.

No es explicable que, existiendo una agencia internacional con sede en Washington, EEUU, de calificación de los Estados frágiles y fallidos como http://fundforpeace.org/fsi/country-data/ en donde se puede buscar el nombre de cualquiera de los 178 países analizados, incluido Colombia, y ver las gráficas obtenidas desde el año 2006, cuando Colombia fue catalogada como “Estado Fallido” y todavía no se había iniciado el proceso de paz con las Farc-EP, hasta la fecha 2018, con la aplicación de los doce (12) indicadores empíricos contenidos en las cuatro 4 categorías con los que esa agencia define el Estado y sus tendencias:

Cohesión (Aparato de Seguridad, Elite fraccionada, Quejas)

Economía (Deterioro económico, Desarrollo económico desigual, Fuga Humana y de cerebros)

Política (Legitimidad del Estado, Servicios Públicos, Derechos Humanos e Imperio de la Ley)

4S ocial (Presiones demográficas, Refugiados, Intervención extranjera)

Y se pueda ver en estas gráficas, la propensión a la mejoría de todos los indicadores, excepto los de la categoría económica que empeora, y el indicador de fraccionamiento de la Elite que se ha estancado y no mejora como los otros indicadores); todavía exista en Colombia, un nivel de análisis tan subjetivo, caprichoso y peor aún que no exista una “critica” realista, no ya a los indicadores presentados por esta agencia estadounidense, sino que desde los conocimientos “actuales” de la Ciencia Política y el marxismo (por ejemplo teniendo en cuenta el esclarecedor libro sobre el Estado de Bob Jessop) aún NO se tenga un concepto complejo y bien definido sobre el “actual” Estado capitalista neoliberal de Colombia inserto en el Sistema Global del Imperialismo, con sus contradicciones de clases y las correlaciones de fuerzas resultantes, junto con las tendencias objetivas que se observan en la coyuntura “actual”; para con ello actuar “políticamente” dentro de la sociedad y luchar por sus trasformaciones estructurales indispensables (según la recomendación de Lenin de que el Estado constituye y seguirá constituyendo un asunto estratégico) y en donde después del Acuerdo de la Habana, del desarme de la guerrilla de las Farc-EP con su trasformación en el partido político de la rosa; a la fecha de hoy, después del estudio presentado por la Fundación Paz y Reconciliaciónhttps://www.elespectador.com/noticias/politica/grupos-posfarc-y-la-posible-reactivacion-de-la-guerra-articulo-807019 , en lugar de haber ingresado en un Post Conflicto tan anunciado por el gobierno Santos, estemos presenciando la configuración de otro nuevo ciclo de violencia, o no lo sabemos aún, la prolongación del anterior conflicto sin solución.

El 07 de agosto 2018, una de las fichas más reaccionarias y claves de la actual política estadounidense; la embajadora de EE. UU, la señora Nikki Haley, durante los eventos de investidura del nuevo presidente Duque y frente al posesionado le aclaró diáfanamente tres cosas sobre la posición de su gobierno y del Estado Imperial: Una, El Estado de Colombia es “socio” del de EE. UU, con todo lo que la palabra “socio” implica en el idioma norteamericano. Dos, “el proceso de paz (con las Farc-EP) no fue perfecto y debe ser abordado para mejorarlo”. Tres. ”(Duque) va a ser muy enérgico y eso es una actitud a la que EE.UU. da la bienvenida y apoyaremos totalmente, porque estamos muy preocupados; el presidente Trump está muy preocupado con el crecimiento de la producción de coca en los últimos años”, https://www.pulzo.com/nacion/embajadora-eeuu-onu-confia-lucha-duque-contra-narco-PP535953 . Pero además, pasado un mes, la misma señora Haley, desde el Puente fronterizo que une a Colombia con Venezuela y después de haber asignado 9 millones de US dólares para resolver la llamada crisis del Catatumbo, hizo un premonitorio anuncio: “Es momento de que los países de la región que también sufren con la migración”, condenen al dictador Nicolás Maduro y le digan que es momento de irse”, https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/embajadora-de-eeuu-ante-la-onu-visita-frontera-colombo-venezolana-articulo-805026 ¿ Una pregunta insistente que ha quedado flotando es, por qué estas preocupantes declaraciones no se han analizado con la seriedad que exigen, o simplemente, porqué cayeron en terreno vacío?

Así las cosas, o mejor con estas perspectivas reales, inexplicablemente pasadas por alto u olvidadas ya, resulta muy deprimente tener que reconocer que todavía y a pesar de las múltiples experiencias históricas continentales, en amplios sectores de la llamada izquierda colombiana se sigue moliendo sin ninguna actualización la vieja tradición mecanicista y economicista de que el Estado es un aparato neutral de dominación de clase, que a pesar de su anclaje profundo en el Sistema global del Imperialismo y sus profundas contradicciones internas, solo basta con tomarlo por asalto según las técnicas explicadas por el controvertido escritor Cursio Malaparte en su libro (1), y, como si fuera un automóvil al que se le cambia el chofer (se cambia de Elite), los nuevos dirigentes lo pueden dirigir hacia las trasformaciones que beneficien a las “grandes mayorías” de la población que no forman parte de la Elite. Claro, como la carretera no es 100% recta, hay que timonear unas veces hacia la izquierda y otras hacia la derecha. Entonces se cosechan los llantos de la Argentina, las saudades del Brasil, los wainos peruanos, la primavera sangrienta de Chile, o la camisa negra de juanes en Colombia.

 

Nota

(1) Curzio Malaparte. Técnicas de Golpe de Estado. Editorial Ariel. Madrid. 2017. 261 pgs

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 

17-08-2018

La reconfiguración del fascismo colombiano

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=245372

El concepto de Solución Política del conflicto colombiano como lucha por la hegemonía

04-08.2018

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=244903

 

FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA EJÉRCITO DEL PUEBLO MILICIAS BOLIVARIANAS DE BOGOTÁ JUNIO DEL 2018. COMUNICADO CONJUNTO:

http://www.rebelion.org/docs/243523.pdf

 

De Traiciones y Coherencias

 

Ante el “Comunicado Conjunto” escrito a nombre de las “Milicias Bolivarianas de Bogotá”, fechado en junio del 2018 y que viene circulando en las redes sociales desde hace días, en el cual se acusa a la dirigencia de FARC de traidora y vendida y en el que se justifica el mantenerse en armas y/o el regreso a la guerra, me veo obligado a expresar mi humilde opinión como militante de base del Partido esperando la apertura de un debate transparente, abierto, crítico, autocrítico y propositivo.

 

1) A partir de un análisis, a mi entender, pobre y limitado de la compleja coyuntura nacional, se defiende la vía armada como si los elevados niveles de cansancio y rechazo en amplios sectores sociales y populares hacia el uso de la violencia no fueran reales.

 

2) Es tan irresponsable quien prolonga una guerra sin perspectivas de victoria, como quien prolonga una apariencia de paz, sin posibilidades de avance. Regresar o mantenerse en la confrontación armada en las mismas condiciones que se viene desarrollando en los últimos 20 años puede estar acorde con las lecturas ortodoxas y acartonadas de los clásicos marxistas europeos, pero refleja una miopía política absoluta y además irresponsable frente a las vidas de l@s combatientes y no combatientes, por la imposibilidad de obtener una victoria militar clásica.

 

3) En efecto, las guerras de hoy y del futuro se están librando en escenarios urbanos y suburbanos; aparece el nuevo concepto de “guerra híbrida” en el cual a partir de estructuras de conducción verticales, tipo ejército convencional y una impresionante autonomía operativa, se combinan tácticas de combate de diversas experiencias mundiales, aplicando un elevado desarrollo tecnológico al combate y con una cobertura mediática en tiempo real que hace aparecer un teatro de operaciones paralelo virtual. Así, se mezcla el uso de armamento de última generación (toda la gama de guerra digital y electrónica), armamento pesado y semipesado industrial (cohetería, artillería y carros de combate), armamento de infantería convencional individual y colectiva, con armamento no convencional e incluso artesanal. Ante esa nueva realidad bélica, e independiente del voluntarismo y heroísmo, lo concreto es que ésta guerra colombiana de hoy es la última gran guerra de guerrillas rurales, que –sin negar las posibilidades de una fuerza irregular de mantenerse en el territorio por prolongado tiempo- tuvo, tiene y tendrá inmensas dificultades para alcanzar los niveles que el hecho militar implica en la actualidad.

 

4) Llamar a continuar la guerra o a regresar a ella y convocar al pueblo a “unir esfuerzos para hacerle frente a este Estado asesino” a nombre de una estructura miliciana, cuya operatividad en Bogotá -por diversas razones- se limitó a poner bombas y que nunca tocó los intereses oligárquicos, es temerario e irresponsable.

5) Acusar a Timoleón Jimenez y a Pastor Alape de traición y de ser vendidos al gobierno y a la derecha, es desconocer su trayectoria vital y la verdad histórica de que ambos fueron de los integrantes del Secretariado que se fajaron en el enfrentamiento en las más duras épocas de la guerra.

 

6) Equipararlos a ambos (Timo y Pastor) -por aparente oposición- con personajes que hablan muy bonito y muy radical, pero que cuando los niveles de confrontación se elevaron no fueron capaces de defender sus zonas, que replegaron sus fuerzas y que se mantuvieron lejos de las primeras líneas de combate, es infame. Quien dude de la actitud valiente y revolucionaria de Timo y Pastor, vaya al Magdalena Medio o al Catatumbo y pregunte si las columnas insurgentes abandonaron el territorio o dejaron de pelear contra las Fuerzas Militares oficiales o contra las columnas paramilitares que operaban coordinadamente con ellas, masacrando personas indefensas. Contrario, en esas regiones, la guerrilla se fortaleció y se golpeó profundamente al brazo armado ilegal de la oligarquía latifundista y financiera.

 

7) El Acuerdo de Paz, que el comunicado en mención pone en entredicho, es -de lejos- el mejor acuerdo alcanzado por fuerza insurgente alguna en nuestros últimos 150 años de vida republicana, por el alcance y profundidad de los temas.

 

8) Su cumplimiento no depende tan sólo de las firmas puestas en el mismo, ni de los mecanismos de garantías allí establecidos.

 

9) Éste Acuerdo de Paz es -al mismo tiempo- una agenda de acción política amplia y un programa de lucha que debe ser asumido y defendido por todos los múltiples sectores sociales que se ven favorecidos por él.

 

Pretender que la oligarquía colombiana lo va a cumplir por lo alto es una ilusión. Sabíamos y sabemos que tratarán de cumplir por lo bajo, con los aspectos formales del mismo.

 

10) Obtener su materialización efectiva -junto a lo que logre arrancar a la reacción el posible acuerdo con el ELN- sólo se logrará con organización, unidad y lucha.

 

11) En buena medida, lo logrado por las fuerzas progresistas, democráticas y revolucionarias en las pasadas elecciones, se explica por la firma de este Acuerdo de Paz. Compañeras y compañeros, el reto de la hora es colosal: o nos organizamos, nos unimos y luchamos, para detener la acción criminal de la derecha con movilización social, organización popular y conciencia ciudadana, o nos resignamos a que la oligarquía implante una nueva época de hegemonía reaccionaria por los próximos 50 años. No es hoy la hora de los fusiles, es la hora de la lucha de masas, de las batallas electorales, de los combates mediáticos, de la argumentación y capacidad de convencimiento.

 

En una nueva realidad, nuevas formas de luchar y nuevas herramientas, con las mismas banderas de justicia social, vida dignidad, soberanía, independencia y Patria Grande.

 

No pretendo tener la verdad revelada. Por eso siempre de cada punto, así sea final, siempre sale una línea.

 

Bienvenida la palabra.

 

Bienvenido el debate.

 

FERNANDO MUÑOZ

79158239 Reincorporado FARC

 

Bogotá, 6 de julio del 2018

 

Renuncia de Fidel Rondón a la Rosa

21 de julio de 2018

Señores

PARTIDO DE LA ROSA

L.                                     C.

Pido atención a esta expresión de inconformidad y rebeldía por la forma clasista y traicionera con la que ustedes, de manera soterrada se hicieron a la dirección del Partido. Partido con el que soñamos los guerrilleros de las FARC EP se convertiría  el movimiento luego de la firma del Acuerdo de La Habana. Miles de ex guerrilleros vemos pasar la dirigencia a manos de una legión de civiles y medio guerrilleros que nunca alcanzaron el título de combatientes porque nunca combatieron, y ahora fungen como los dueños del partido de la rosa. Eso es inaceptable. Si los gobiernos  están modificando el Acuerdo de La Habana y reversando las condiciones por las cuales dejamos las armas, ustedes con sus actitudes y el desprecio hacia los antiguos combatientes ayudan a ese propósito. Han convertido el Centro de Pensamiento, que era un loable propósito para mantener la vigencia del pensamiento del movimiento fariano, en una inmobiliaria para recepcionar dineros del Estado para el acomodamiento de ustedes, sus allegados y familiares.  Eso es una forma de enmermelarse.

Ese no fue al Partido al que yo ingresé, esa no fueron las FARC EP que trasformamos con los Acuerdos de La Habana. No me siento representado por ustedes.

Renuncio al remedo de Partido que ustedes dirigen,  renuncio a la comuna de Mauricio Jaramillo por ser solo un Cascarón, una mampara donde ponen a vivir bien a la Dirección Nacional   y sus áulicos. Pediré de nuevo militancia en mi Partido, del que nunca debí salir.

Atentamente,

Fidel Rondón.-

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL DEL INTERGRUPO DE APOYO AL PROCESO DE PAZ EN COLOMBIA DEL PARLAMENTO VASCO

En las últimas semanas hemos asistido a un recrudecimiento de los ataques a la vida y los derechos de infinidad de personas en Colombia. Defensoras y defensores de Derechos Humanos, indígenas, activistas sociales… El Parlamento Vasco , así como el Gobierno Vasco y organizaciones de la sociedad civil de nuestro país, lleva saludando y acompañando el proceso de construcción de la paz en Colombia desde hace muchos años a través de pronunciamientos, programas de cooperación y el programa temporal de acogida de defensores/as de derechos humanos, entre otras iniciativas. En este punto manifestamos nuestro más firme compromiso de seguir trabajando junto al pueblo y las instituciones colombianas en la construcción de dicha paz. Por ello desde el Intergrupo de Apoyo al Proceso de Paz de Colombia del Parlamento Vasco rechazamos y condenamos vehementemente los asesinatos de defensores y defensoras de derechos humanos, líderes y lideresas sociales. El recrudecimiento de la violencia afecta las condiciones para una verdadera paz estable y duradera. Los habitantes de las regiones más afectadas por el conflicto armado son quienes están vulnerables a las múltiples violaciones a sus derechos colectivos e individuales, principalmente en los departamentos de Antioquia, Arauca, Cauca, Chocó, Córdoba, Nariño, Norte de Santander y Valle del Cauca, sin contar el resto del territorio que también se está viendo gravemente afectado. El Intergrupo de Apoyo al Proceso de Paz de Colombia del Parlamento Vasco insta al Estado colombiano a reforzar las medidas de prevención, protección e investigación para garantizar el derecho a la vida y la integridad de las y los colombianos en todos los rincones del país.

 

El Intergrupo de Apoyo al Proceso de Paz de Colombia del Parlamento continuará apoyando a las y los defensores de derechos humanos, líderes y lideresas sociales y comunales. También reitera su firme compromiso con las comunidades y su acompañamiento al Estado para garantizar la protección de la vida y consolidar la paz anhelada del país.

 

Vitoria / Gasteiz, 11 de julio de 2018

 

Cada semana matan a un ex-farc

http://lapazenelterreno.com/node/144

 

OPINIÓN

Por el ojo de la chapa

OPINIÓN

Por el ojo de la chapa

El más furo y difícil informe sobre la paz en un semestre lleno de golpes y dificultades. (Video)

 

Por: León Valencia | Junio 07, 2018

 

https://www.las2orillas.co/por-el-ojo-de-la-chapa-13/

Declaración a propósito de la primera vuelta de la elección presidencial del pasado 27 de mayo

Escrito por  Consejo Político Nacional – Farc

Declaración a propósito de la primera vuelta de la elección presidencial del pasado 27 de mayo

Estamos dispuestos, hombres y mujeres de la fuerza del común, a dar nuestro aporte, materializado en los miles de hombres y mujeres que, con el mismo empeño y entusiasmo, con que hemos enfrentado los retos de la construcción de la paz, estaremos dispuestos a trabajar para que se haga realidad el anhelo de una Colombia soberana, moderna, en paz, con equidad y verdadera democracia.


 

La primera vuelta de la elección presidencial del pasado 27 de mayo, no deja duda sobre el momento actual que vive Colombia: nos debatimos entre fuerzas que buscan mantenernos atados a la guerra, la corrupción, la desigualdad social y la sujeción a intereses foráneos; y un abanico de sectores políticos y sociales, entre los que destacan los jóvenes, que emergen como fuerza promisoria, de un futuro posible de profundización democrática, ampliación de libertades, justicia social y ambiental, soberanía; y superación definitiva de todas las formas de violencia política, que han caracterizado nuestro devenir como nación.

Por primera vez en nuestra historia reciente, los resultados electorales muestran un incremento significativo de participación, lo que demuestra, entre otras cosas, que de manera imperceptible se han venido produciendo cambios en la forma de pensar y actuar políticamente, de numerosos sectores de la sociedad colombiana. Se hace inocultable la crisis de los partidos tradicionales y su forma de hacer política, basada en la corrupción, el fraude y la demagogia. Es evidente el agrietamiento del sistema político, que impera de espaldas a las necesidades de las grandes mayorías.

De lo anterior se desprende la posibilidad de un próximo gobierno de amplia convergencia social y política, que asuma el reto de consolidar la paz mediante la fiel implementación de los acuerdos firmados entre el Estado colombiano y las FARC-EP, dar continuidad a los diálogos con el ELN, hasta concluirlos exitosamente; y la búsqueda de una salida para el fenómeno paramilitar, dentro del marco judicial vigente, como se ha venido proponiendo; todo lo cual sería la base del gran acuerdo nacional que saque definitivamente las armas y la violencia del ejercicio de la política.

Un gobierno que unifique la nación en torno a los objetivos de la democratización; y que además asuma las tareas pendientes del desarrollo y la modernización de Colombia, con todo lo que esto implica a nivel económico, político y social.

Esta tarea histórica demanda sobre todo grandeza, de parte de quienes tienen sobre sus hombros la responsabilidad de tomar las decisiones que permitan cristalizar esa gran convergencia, que abarque el amplio espectro de fuerzas sociales y políticas, que el 27 de mayo se expresaron claramente por un camino distinto al que ofrecen los sectores que se empeñan en mantenernos atados al pasado.

En ese propósito, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común está dispuesta a dar su aporte, materializado en los miles de hombres y mujeres que, con el mismo empeño y entusiasmo, con que hemos enfrentado los retos de la construcción de la paz, estaremos dispuestos a trabajar para que se haga realidad el anhelo de una Colombia soberana, moderna, en paz, con equidad y verdadera democracia.

 

Mayo 30 de 2018

Consejo Político Nacional, Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común

FARC

Lanzan explosivo a la casa de excombatiente de Farc en Algeciras

Domingo, mayo 20, 2018

El hecho ocurrió contra Carlos Andrés Bustos Cortez, conocido como ‘Richard’, en el barrio La Floresta de la llamada Despensa Agrícola del Huila.    

Un artefacto explosivo fue lanzado sobre el techo de la vivienda del excombatiente Carlos Andrés Bustos Cortez, quien en las filas de la columna móvil Teófilo Forero se apodó ‘Richard’, hoy miembro del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común – Farc. La Policía y el Ejército adelantan desde ya las acciones para dar con el responsable o responsables de este episodio que atenta contra el Acuerdo de Paz.

El atentado ocurrió a eso de las 8:20 de la noche en el barrio La Floresta del municipio de Algeciras, departamento del Huila, causando daño a algunos bienes materiales. Al parecer, una persona quien transitaba a pie por el lugar, y que momentos antes se le vio rondar cerca a la residencia, fue el protagonista del episodio. Así lo corroboró el mismo Carlos Andrés a las autoridades, quienes llegaron al lugar para realizar las averiguaciones preliminares.

El hecho fue denunciado por Ronald Rojas Ramos, o Ramiro Durán como era conocido en la clandestinidad, quien exigió el respeto a la vida de todos los miembros de su partido y a las organizaciones sociales que simpatizan con su causa. “Es un compañero que ha estado muy cercano al trabajo con mi persona, con el Partido en el Huila, se puso la camiseta de la campaña, ha sido muy visible al lado nuestro. Este es un hecho más que atenta contra los Acuerdos”, subrayó en una comunicación conocida por 180 Grados.

 

Durante la época de la guerra, ‘Richard’ fue capturado por efectivos de la Novena Brigada en enero de 2015 en medio de un combate, episodio en el que resultó gravemente herido y por poco le cuesta la vida. Fue procesado y llevado posteriormente a la cárcel, pero hace poco fue uno de los indultados por el Gobierno de Juan Manuel Santos. En su militancia armada, Bustos Cortez era el segundo al mando de la entonces columna móvil Teófilo Forero Castro, desarrollado actividades de guerra como francotirador y similares.

Para Carlos Andrés, este atentado tenía como objetivo claro y contundente: acabar con su vida. Los miembros de la organización exguerrillera responsabilizan de este y otros actos similares a sectores extremistas que están en desacuerdo con el Acuerdo de Paz. “Nosotros vamos a presentar las denuncias, porque esto no puede volver a ocurrir”, subrayó. Este hecho se suma a los más de 60 miembros de la Farc asesinados.

http://www.elsalmon.co/2018/05/lanzan-explosivo-la-casa-de.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Elsalmon-Revista+%28ELSALMON+-+Revista+Cultural%29

 

‘Si Santrich muere, se acaba la paz’, la advertencia de Iván Márquez

agencia Efe

Así lo aseguró el número dos de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común durante un plantón en Miravalle, Caquetá.

Archivo EFE

El número dos de la FARC, Iván Márquez, aseguró hoy que si fallece el también exguerrillero Jesús Santrich, acusado de narcotráfico por Estados Unidos y quien realiza una huelga de hambre desde hace más de 30 días en protesta por su captura, sería la muerte del acuerdo de paz que se firmó en 2016.

“Estoy agobiado por esta preocupación, que debe ser una preocupación generalizada de todo el país, porque un desenlace fatal de su situación, Dios no lo quiera, sería también la muerte del proceso de paz“, dijo Márquez durante un plantón en el departamento de Caquetá, ubicado en el sur del país.

(Lea aquí: El Paisa, desde Miravalle, le pide a Santrich que no se rinda).

La jornada se llevó a cabo en Miravalle, en donde Márquez y un nutrido grupo de excombatientes de la ya desmovilizada guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) exigieron la liberación de Santrich.

Santrich, detenido en Bogotá el pasado 9 de abril y pedido en extradición por la justicia de Estados Unidos por narcotráfico, fue trasladado el jueves de esta semana desde el hospital El Tunal a una casa del episcopado colombiano por “razones humanitarias”, según informó la ONG Fundación Lazos de Dignidad.

(También: Traslado de “Santrich” es un acto humanitario, dice la Conferencia Episcopal).

Los asistentes a la actividad de hoy realizaron pancartas y analizaron el futuro del acuerdo del paz que llevó a la guerrilla a transformarse en el movimiento político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

https://www.elespectador.com/noticias/paz/si-santrich-muere-se-acaba-la-paz-la-advertencia-de-ivan-marquez-articulo-755509

 

CUADRO COMPARATIVO ELECCIONES SENADO Y CÁMARA

2014-2018

GENÈVE/ INVITATION Conférence sur le processus de paix en Colombie, par M. Hubert Ballesteros –FENSUAGRO/VÍA CAMPESINA, mercredi 21 mars- 19h Salle Chico Mendes –Maison des Associations

Madame, Monsieur,

 

La Plateforme Suisse-Latino-américaine pour la Paix en Colombie ont le plaisir de vous inviter à une conférence dicté par M. Huber Ballesteros, militant paysan et vice-président de FENSUAGRO (Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria) en Colombie, qui pourra nous informer sur le processus de paix en cours et les récentes élections législatives. Il a été incarcéré pendant plus de 40 mois pour son activité syndicale par la justice colombienne.

Une traduction est assurée

 

Merci beaucoup, venez nombreux

 

Plateforme Suisse-Latino-américaine pour la Paix en Colombie.

 Avec l’appui du CETIM-VIA CAMPESINA (Uniterre et l’autre syndicat), Plateforme pour une agriculture socialement durable…

 

Lunes, 12 Marzo 2018

A propósito de las elecciones parlamentarias

Escrito por  Consejo Político Nacional – Farc

 

A propósito de las elecciones parlamentarias celebradas el pasado 11 de marzo, la FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN,

DECLARA:

1.- Una vez más dimos cumplimiento cabal a los acuerdos de La Habana en lo correspondiente a nuestros compromisos sobre participación política, a pesar de haber tenido que realizar una campaña electoral en medio de inmensas y muy diversas dificultades, ampliamente conocidas por la opinión pública.

2.- El desarrollo del proceso electoral y los resultados de los comicios reafirman la necesidad de avanzar en una reforma político-electoral de carácter estructural, como la prevista en el Acuerdo Final, a fin de superar prácticas clientelistas y corruptas y brindar condiciones de equidad a todas las fuerzas políticas que participan en la contienda política, particularmente a las organizaciones comprometidas con proyectos políticos alternativos.

3.- Aunque los resultados electorales no modificaron de manera esencial la estructura del Congreso de la República, generándose más bien una reasignación de curules entre los partidos del establecimiento, debe registrarse un importante avance en la representación de sectores democráticos y de izquierda, particularmente en el Senado. A esos sectores y a todos aquellos que han hechos suyas las causas de la construcción de la paz, les brindamos nuestro reconocimiento.

4.- Nuestra bancada de cinco Senadores y cinco Representantes a la Cámara centrará su acción parlamentaria en las reformas aún pendientes del proceso de implementación de los acuerdos, así como en la presentación y trámite de proyectos legislativos que contribuyan a generar mejores condiciones de vida y de existencia para las grandes mayorías. Así mismo, ejerceremos a plenitud la función de control político.

5.-Ofreceremos nuestra representación para contribuir en la conformación de un bloque parlamentario de amplia convergencia que responda a los requerimientos del momento que atraviesa nuestra país. La perspectiva de la reforma democrática en diferentes aspectos de la vida nacional posee plena vigencia.

6.- Agrademos con inmensa gratitud a nuestro/as simpatizantes y a la ciudadanía que acompañó con su voto nuestras propuestas programáticas. A nuestro/as militantes, a toda la FARC, a los equipos de campaña el máximo el reconocimiento por su incansable labor e indeclinable compromiso. Todo/as ello/as nos llenan de valor y esperanza para continuar con decisión la nueva etapa de la lucha que emprendimos con la firma del Acuerdo Final y para hacer realidad los propósitos programáticos que orientan nuestra acción política. Continuaremos la construcción y el fortalecimiento del Partido y nos empeñaremos a fondo en las tareas pendientes de la reincorporación.

7.- Bajo el entendido que no nos definimos exclusivamente como un partido electoral, manifestamos nuestro deseo y firme convicción de acompañar las luchas sociales y populares a lo largo y ancho del territorio nacional; estaremos presentes en las causas justas de la movilización y la protesta de las gentes del común, y aportaremos a las dinámicas constituyentes que generen los movimientos sociales y populares.

 

CONSEJO POLÍTICO NACIONAL

Bogotá, D.C., 12 de marzo de 2018

 

URL Corto: https://goo.gl/Lchyhz 

 

En su debut, Farc obtuvo poco más de 85.000 votos

Los hoy senadores ven su incursión en la política como un primer paso a la democracia en Colombia.

Iván Márquez votó en San Antonio, en el sur de Bogotá.

Foto:

Mauricio León / EL TIEMPO

Por: Redacción Paz
12 de marzo 2018 , 12:55 a.m.

Más que los votos obtenidos, que como previeron las encuestas fueron pocos –85.134 con el 98,82 por ciento de las mesas contadas en Senado y Cámara–, la Farc celebró este domingo que los miembros del partido pudieran ejercer su derecho a votar por primera vez en sus vidas, como en el caso de Pablo Catatumbo, o tras muchos años de no hacerlo, como en el caso de Iván Márquez: luego de 30 años.

Con menos del 1 por ciento de la votación, para la Farc quedó claro que Colombia aún se resiste a aceptarlos en la política y que el partido tiene por delante una tarea larga para conseguir un lugar entre el electorado.

Es la primera vez en mi vida que yo voto, y lo hago por la pazSin embargo, tanto Catatumbo y Márquez como Carlos Antonio Lozada consideraron su debut en la política legal como un paso importante para la ampliación de la democracia en Colombia, uno de los objetivos del acuerdo final de paz que las antiguas Farc firmaron con el presidente Juan Manuel Santos el 24 de noviembre del 2016.

“Es la primera vez en mi vida que yo voto, y lo hago por la paz”, dijo Catatumbo tras depositar los tarjetones para el Congreso en una urna de la sede de la Imprenta Nacional, en el occidente de Bogotá.

Él, Márquez, Lozada, Victoria Sandino y Sandra Ramírez –quien fue la compañera de Manuel Marulanda hasta su muerte– ocuparán las cinco curules que el acuerdo de paz le garantiza a la Farc en el Senado a partir del 20 de julio.

Este domingo, muy temprano, a las 8:17 de la mañana, Márquez, quien encabezaba la lista cerrada de la Farc a esa corporación, llegó a votar al salón comunal San Antonio, en el sur de la capital. Estaba custodiado por al menos 20 policías y una docena de escoltas.

Notablemente emocionado, habló de lo que significaba para él votar tras el fin de medio siglo de guerra. “No pensé que esto se fuera a dar tan pronto. Debemos reconocer que se da gracias al acuerdo de paz de La Habana, del que esperamos que todos los colombianos tomen conciencia”, anotó al referirse a la incursión definitiva de la Farc en la política legal.

Otro de los exjefes guerrilleros emocionados con lo que estaba ocurriendo fue Lozada, quien acudió a las urnas con su compañera sentimental y la pequeña hija de los dos, nacida tras la firma del acuerdo de paz.

“Pese a todas las dificultades que ha tenido la implementación de los acuerdos, poco a poco se están generando condiciones distintas en Colombia. Aspiramos a que este sea un paso para que se profundice la democracia”, afirmó Lozada luego de votar en el barrio Bosque Popular, en el occidente de Bogotá.

También por los acuerdos de paz, este partido tiene 5 curules aseguradas en la Cámara, que serán ocupadas por los exguerrilleros Marco León Calarcá, Jesús Santrich, Byron Yepes, Olmedo Ruiz y Jairo Quintero.

La incursión de la Farc en la política electoral fue destacada por medios internacionales como uno de los hechos más importantes de la jornada.

Pero su historia es muy distinta a la del M-19
, que el 11 de marzo de 1990, en sus primeras elecciones legislativas y regionales, obtuvo 2 curules en la Cámara por votación, 80 mil votos para la Alcadía de Bogotá y 20.000 para la Alcaldía de Cali.

REDACCIÓN PAZ
En Twitter: @PAZELTIEMPO

Video/ FARC declina su participación en las elecciones presidenciales de Colombia-8 de marzo

Comunicado al Consejo de Seguridad y a la Asamblea General ONU

Escrito por  Consejo Político Nacional – Farc

28 feb 2018

“En el día 28 de febrero distintos plenipotenciarios que representaron a las FARC EP en la Mesa de Conversaciones de La Habana hemos presentado ante las Naciones Unidas un escrito dirigido al Consejo de Seguridad y a la Asamblea General de esta organización internacional”


Los plenipotenciarios hemos solicitado que estos órganos, ejerciendo la competencia establecida en el artículo 96 de la Carta de las Naciones Unidas, se dirijan a la Corte Internacional de Justicia pidiendo que emita Opinión Consultiva sobre el alcance jurídico en Derecho Internacional de la Declaración Unilateral del Estado realizada por el Presidente Juan Manuel Santos Calderón con fecha 13 de marzo de 2017.

En caso de solicitarse la Opinión Consultiva, entendemos que la Corte emitirá concepto declarando que el cumplimiento e implementación, de manera fiel, del Acuerdo Final es una obligación del Estado Colombiano, conforme al Derecho Internacional, que alcanza a cualquier administración colombiana, incluida la Presidencia y el Congreso, al menos hasta el año 2030. De facto esa obligación de cumplimiento conforme al derecho interno ya existe en Colombia a consecuencia de la inclusión en la Constitución política de la norma aprobada en el Acto Legislativo 002 de 2017.

Habría sido la intención de estos plenipotenciarios dirigirnos directamente a la Corte Internacional de Justicita solicitando que emitiera la Opinión Consultiva. Ello no es posible por que no lo permite el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia ni la Carta de las Naciones Unidas. Ambas normas internacionales facultan para presentar solicitudes ante la Corte Internacional de Justicia exclusivamente a un Estado miembro, al Consejo de Seguridad o a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Entendemos que corresponde por tanto que sean estos órganos de Naciones Unidas quienes se dirijan a la Corte Internacional solicitando la Opinión Consultiva.

La finalidad de solicitar la Opinión Consultiva no es obligar al actual Gobierno de Colombia a cumplir el Acuerdo Final, dado que no cabe duda de que esa es y ha sido la voluntad de la Presidencia del Juan Manuel Santos. Son los futuros gobernantes e instituciones que serán elegidos en las próximas citas electorales quienes deben ser conscientes de que deben asumir el cumplimiento e implementación del Acuerdo como una obligación del Estado colombiano, no como una obligación exclusiva de un gobierno ya extinguido.  Además, el pronunciamiento de la Corte Internacional de Justicia supondrá un paso más en la construcción internacional de la denominada Lex Pacificatoria, el conjunto de normas de derecho internacional que persigue la paz, la reconciliación, la convivencia pacífica y la reconstrucción y reparación de las sociedades que concluyen conflictos armados.

La emisión de dicha Opinión Jurídica supondrá únicamente beneficios para el proceso de paz en Colombia y para el derecho internacional, sin que de la misma se derive perjuicio alguno.

 

Consejo Político Nacional

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común


 

URL Corto: https://goo.gl/CJyg8N

 

CAMPAÑA EN MOVIMIENTO

 

Llevamos nuestras propuestas a todo el país; acompáñanos y conoce cómo vamos a mejorar el futuro de Colombia.

https://timopresidente.com.co/campana_en_movimiento

El único proyecto exitoso de las FARC se pudre en Tumaco

Amenazado por narcos y disidentes que el gobierno no pudo controlar, el excomandante tuvo que abandonar los cultivos y 340 guerrilleros que trabajaban allí

Por:  Marzo 04, 2018
https://www.las2orillas.co/el-unico-proyecto-exitoso-de-las-farc-se-pudre-en-tumaco/#.WqGgVgSJrFo.facebook

 

Resumen Latinoamericano*, 2 de marzo 2018.

http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/03/02/colombia-farc-gestiona-en-la-onu-proteger-la-paz-en-proximos-gobiernos-gustavo-petro-denuncia-sabotaje-a-su-caravana/

 

El papel de la ONU ha sido fundamental para dar cumplimiento a algunos de los ítems suscritos en el acuerdo de paz.

La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) de Colombia solicitó este viernes a la Organización de Naciones Unidas (ONU) garantizar el cumplimiento e implementación del acuerdo final de paz, suscrito en 2016, durante los próximos gobiernos electos en el país.

En un comunicado dirigido al Consejo de Seguridad de la ONU y a la Asamblea General, la organización política pidió que ambas instancias soliciten a la Corte Internacional de Justicia que se declare el cumplimiento del acuerdo de paz como obligación del Estado colombiano.

“Son los futuros gobernantes e instituciones que serán elegidos en las próximas citas electorales quienes deben ser conscientes de que deben asumir el cumplimiento e implementación del acuerdo como una obligación del Estado colombiano”, explicó la FARC.

La FARC propone que los gobiernos elegidos en Colombia hasta el 2030 reconozcan los convenios de paz.

“Entendemos que la Corte emitirá concepto declarando que el cumplimiento e implementación, de manera fiel, del Acuerdo Final es una obligación del Estado Colombiano, conforme al Derecho Internacional, que alcanza a cualquier administración colombiana, incluida la Presidencia y el Congreso”, indicó el comunicado de FARC.

El acuerdo de paz, suscrito en 2016 por el gobierno de Juan Manuel Santos y la FARC, garantiza el ejercicio político de los excombatientes y prevé fórmulas de justicia para las víctimas del conflicto, en el que participaron fuerzas del Estado, la insurgencia y grupos paramilitares.

Varios candidatos a las elecciones legislativas del 11 de marzo y las presidenciales del 27 de mayo, durante su campaña, han prometido que no reconocerán el acuerdo de La Habana.

Hasta ahora, el Gobierno colombiano no ha dado cumplimiento a los acuerdos de paz  y aún falta un 82 por ciento de los proyectos de ley, según un informe de la Comisión Internacional de Verificación de los Derechos Humanos de ese país.

El Gobierno solo ha tramitado 12 de las 34 medidas que se habían acordado para el primer año del proceso de paz y se han tramitado 4 de las 40 leyes o reformas legislativas acordadas.

TELESUR

 

Colombia. Corte Constitucional restringe Ley de Amnistía e Indulto de los Acuerdos en La Habana

 

Resumen Latinoamericano / 2 de marzo de 2018 / Contagio Radio

http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/03/02/colombia-corte-constitucional-restringe-ley-de-amnistia-e-indulto-de-los-acuerdos-en-la-habana/

 

 

La Corte Constitucional concluyó que la Ley de Amnistía e Indulto acordada en La Habana y ya firmada por la presidencia, es acorde a la Constitución y por ello le dio vía libre a dicha Ley. No obstantehizo algunas precisiones que podrían representar cierto nivel incertidumbre para quienes han decidido dejar la armas y reintegrarse a la sociedad civil.

Uno de los cambios que ha decidido hacer la Corte Constitucional y que más llama la atención tiene que ver con que será el Congreso el que podrá definir cuándo un excombatiente incumple y cuáles serán las consecuencias por ello.  “En principio las libertades son definitivas pero el Congreso de la República podrá determinar cuáles son las consecuencias de incumplir las condicionalidades del sistema”, señala el comunicado de la Corte.

Lo anterior quiere decir que en dado caso de que el legislativo determine si un integrante de la FARC incumplió con contribuir con la verdad, esto podría conllevar a la pérdida de los beneficios de la amnistía y la libertad.

También se hicieron cambios sobre el delito de reclutamiento de menores de 15 años, pues este no será amnistiable. El alto tribunal ha establecido esa condición si dicha actividad fue cometida después del 25 de julio del 2005, teniendo en cuenta los compromisos que adquirió el país luego de esa fecha. Siendo así, esos casos quedarían en manos de la Justicia Especial de Paz.

Asimismo, otro de los temas que dejaría en la cuerda floja a los excombatientes, tiene  que ver con que los crímenes de guerra no serán amnistiables. La Corte Penal Internacional había dicho eso, pero en referencia a los crímenes cometidos por agentes estatales, sin embargo lo que ha hecho la Corte es admitir esa condición para todos las partes que participaron en el conflicto.

“Crear la categoría de graves crímenes de guerra sistemáticos generaba una falta de claridad sobre lo que ya está definido en el derecho internacional”, explicó la magistrada Diana Fajardo, ponente de la decisión.

Finalmente, cabe resaltar que pese a las recomendaciones de la Corte Penal, los beneficios para los funcionarios del Estado que hayan comedido crímenes en el marco del conflicto armado se mantuvieron intactos.

 

COLOMBIA/ Norte del Cauca: la paz mal hecha, por Camilo Alzate

Conflictos

Norte del Cauca: la paz mal hecha

16 Feb 2018

El vacío de poder genera fragmentación. Tras la salida del Sexto Frente de las FARC del Norte del Cauca las comunidades viven escenas de violencia que parecían olvidadas en un contexto volátil donde los incumplimientos del Estado atizan las economías ilegales.

(…)

 http://www.aipazcomun.org/?p=25902

 

Palabras de Rodrigo Londoño en reunión con el Ministro del Interior

Escrito por  Rodrigo Londoño Echeverry / Timo

Palabras de Rodrigo Londoño en reunión con el Ministro del Interior

“La Fuerza del Común cree en la reconciliación nacional, en el entendimiento civilizado, en la tolerancia y el respeto a la diferencia. No compartimos y por eso condenamos cualquier acción violenta en contra de cualquier candidato, dirigente, partido, movimiento u organización política. Estamos contra cualquier tipo de discriminación”


 Reciban todos los presentes, en especial usted, señor ministro Guillermo Rivera Flórez, el abrazo patriótico y esperanzado de nuestro partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común.

Acudimos ante el alto gobierno, una vez más, como consecuencia de las difíciles condiciones en las que se halla el pleno ejercicio de nuestros derechos políticos, garantía fundamental pactada en los Acuerdos de La Habana, y columna más que necesaria para la construcción de una nación verdaderamente democrática, propósito que animó las dos partes en la Mesa de Conversaciones.

Si algún mérito hubiese de serme reconocido un día con relación a la firma del Acuerdo Final, y en general con relación a todo este asunto de la paz para nuestro país, quisiera que fuera el de registrar que he permanecido siempre optimista en medio de las enormes dificultades y obstáculos que rodearon desde un comienzo los diálogos con el gobierno nacional.

Aún firmados los Acuerdos e iniciada la implementación, fueron apareciendo una tras otras nubes tempestuosas en el horizonte y hechos repetidos, que nos fueron indicando que había incrustados dentro del Estado, personajes y hasta instituciones muy poco interesadas en que el cumplimiento de lo acordado se materializara en actos legislativos, leyes, decretos y realidades.

Pese a ello, ni una sola vez mi voz se ha levantado en público o en reuniones privadas para llevar pesimismo o desaliento a los nuestros y al pueblo de Colombia. He sido un convencido de que lo pactado puede convertirse en realidad, y no me he cansado de invitar a nuestra militancia y al resto de los colombianos a que nos acompañen sin desfallecer en este empeño.

Por eso, contra advertencias y voces pregoneras del desastre, he sido un defensor incansable de las posibilidades que se abren para nosotros y los excluidos de Colombia. Apoyé la conformación de listas nuestras al Congreso de la República y acepté la nominación de mi nombre a la candidatura presidencial. En todo ello, he de reconocerlo, han jugado un papel determinante las posturas del gobierno nacional al ofrecernos el máximo de garantías.

Sin embargo, y aunque mi ánimo no decaiga, sí me veo obligado a manifestar, que el grado de nuestras preocupaciones ha llegado a tal nivel, de hacerme pensar si he obrado con demasiada buena fe en este proceso. Es un hecho público que nos hemos visto obligados a suspender el proselitismo abierto de nuestra campaña, ante la ola de acciones violentas que se ha desatado por parte de personeros de la extrema derecha. Nunca creímos que eso sucediera.

Durante muchísimos años se nos repitió por distintos gobiernos, particularmente por el del doctor Uribe, que las instituciones colombianas nos invitaban a dejar las armas y poner fin al conflicto, a cambio de permitirnos la participación abierta en política. A cambiar las balas por los votos, se nos dijo mil veces. Creímos en el Estado que lo garantizó firmando un Acuerdo en el que se nos rodeó de garantías. Que además no eran sólo para nosotros, sino para todos los excluidos.

Hemos creído en la posibilidad de construir un país diferente, la firma del señor Presidente fue nuestra prenda de garantía. Varios medios se empeñan en sumarse a la discriminación contra nosotros, desconociendo el carácter concertado y violento de las manifestaciones de odio convocadas por las redes sociales en contra nuestra. Se intenta hacer creer al país que como fuimos sembradores de vientos, ahora nos corresponde recoger tempestades.

Hemos sido protagonistas y por ende testigos de primera línea, del modo como se presentan a nuestros actos políticos abiertos, individuos vestidos de camisa negra o incluso vistiendo camisetas de partidos que nos adversan, con la única intención de lanzar toda clase de improperios, incitando a los transeúntes a ejercer la violencia, y terminando por arrojar toda clase de objetos contundentes contra los lugares y personas presentes.

Son varios los heridos, los vehículos de la Unidad Nacional de Protección seriamente afectados, así como los recintos destruidos por los violentos. No deja de causarnos sorpresa la pasividad que hemos observado por parte de la fuerza policial presente, como sucedió en Quimbaya y Yumbo. No pedimos sino respeto a nuestros derechos políticos. Conocemos que la legislación penal prevé sanciones serias para los responsables de ese tipo de conductas.

Pero es que no se trata solo de quienes por las redes citan a nuestro linchamiento. Es que ya suman casi medio centenar los guerrilleros reincorporados asesinados por sicarios en diferentes lugares del país. Un hecho vergonzoso para un Estado que ofreció toda clase de garantías, y que se encubre con los más diversos pretextos, en medio de una oleada criminal que suma más de doscientos dirigentes sociales y populares cobardemente victimizados desde la firma de los Acuerdos de Paz. Se nos pide creer mientras la sangre inunda la tierra patria.

Y eso mientras permanecen en las cárceles del país varios centenares de ex guerrilleros beneficiados por amnistías y decretos que ordenan su libertad, pero que no la consiguen ante la posición absurda de jueces de la república, que no han merecido siquiera el menor reproche de la Procuraduría General de la Nación.

Hemos expresado nuestras preocupaciones e inquietudes por la forma tan paquidérmica como se cumple el proceso de implementación de los Acuerdos de La Habana. Me haría supremamente extenso si volviera a referirme a cada una de las trabas. Usted bien las conoce, señor ministro. Las contradictorias sentencias de la Corte que desconfiguraron la JEP, las normas emitidas por el Congreso variando lo acordado, así como las que perecieron en su trámite por falta de voluntad política. Todo ello no deja de ser una repetida violación a la palabra empeñada por el Estado.

Despierta hilaridad la argumentación esgrimida por ejemplo, para no entregarnos materialmente los recursos necesarios para la existencia real de nuestro partido y la realización de la campaña. Nos sentimos como aquel coronel del que escribía García Márquez, esperando la carta en que se nos diga que podemos acercarnos a retirar los fondos prometidos. Siempre aparece el funcionario que se ocupa de impedir el giro oportuno, pese a las determinaciones superiores.

Ya comienza a repetirse demasiadas veces, que existe hoy una situación semejante a la vivida en los años ochenta y noventa con el genocidio de la Unión Patriótica. Los crímenes de Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo, Teófilo Forero, Carlos Pizarro y demás fueron todos anunciados y esperados con expectación por el país. Gobiernos como el del doctor Barco, también negaron la existencia del paramilitarismo y de planes criminales. Que no vaya Colombia a repetirlo.

El solo hecho de que este recuerdo esté tomando el pensamiento de muchísimos colombianos, que comienzan a decepcionarse y a esperar lo peor para nuestra nación, debe ser indicativo del grado que alcanzan las preocupaciones por el proceso de paz en curso. Vivimos una crisis muy aguda, quizás la más grave desde su comienzo. Es necesario que las fuerzas que logramos el Acuerdo de Paz, concitemos el respaldo de los demócratas, de la gente de bien en nuestro país, de quienes no están por la guerra y los odios, de quienes no aceptan que el camino sea el de la violencia, para salvar el proceso y hacer realidad las posibilidades de una nueva Colombia.

Por eso acudimos aquí, como estuvimos ya con la Misión de Monitoreo de las Naciones Unidas y los representantes de los países garantes; y como acudiremos a todos los sectores, personalidades y organizaciones que sea necesario, para recabar del gobierno nacional el apoyo a una convocatoria de todos los partidos, fuerzas, movimientos y organizaciones políticas, sociales, religiosas, femeninas y demás, para converger en un gran pacto nacional en contra de la violencia en la campaña política y en la vida política nacional. Creemos aún que los Acuerdos pueden salvarse, queremos ver una actitud firme en ese sentido por parte del gobierno que luchó tantos años por lograrlos.

La Fuerza del Común cree en la reconciliación nacional, en el entendimiento civilizado, en la tolerancia y el respeto a la diferencia. No compartimos y por eso condenamos cualquier acción violenta en contra de cualquier candidato, dirigente, partido, movimiento u organización política. Estamos contra cualquier tipo de discriminación. La Constitución colombiana y las leyes lo establecen así, por eso consideramos que el gobierno nacional debe implementar los esfuerzos que considere necesarios, para evitar que los pregoneros del odio devuelvan a nuestro país sesenta o más años atrás, al baño de sangre del que podemos salir definitivamente si nos lo proponemos ahora con seriedad. Nos lo reconocerá la historia.

Salvado este momento, también deseamos hacer un llamado al gobierno del Presidente Santos, a acelerar a fondo la implementación de lo acordado en La Habana. De ello depende el futuro de la nación colombiana. Los últimos meses de una administración de ocho años, en los cuales la paz fue preocupación constante, no pueden transcurrir como un triste capítulo de la impotencia o la resignación. Son muchas las acciones que pueden cumplirse si la voluntad lo desea.  De eso vinimos a conversar, señor ministro, esperamos soluciones satisfactorias. Nadie podrá nunca acusar a las FARC de no haber cumplido su palabra. Ojalá ocurra igual con ustedes.

Bogotá, 16 de febrero de 2018.

 

Gobierno considera que FARC puede reanudar actividad política

16-Feb-18

Carlos Ruiz – CM& La Noticia

“Nos pidieron durante mucho tiempo, hasta el propio expresidente Uribe, que cambiáramos las armas por los votos y ahora no nos quieren dejar hacer política”.

Con este sentido reclamo que pronunció Rodrigo Londoño, conocido como “Timochenko”, los dirigentes del partido FARC, se reunieron esta noche con el ministro del interior, Guillermo Rivera, y con varios funcionarios del Gobierno, para analizar el tema de las garantías políticas para esa organización política que resultó de los acuerdos de La Habana.

Al concluir la reunión, el ministro Rivera dijo que para el Gobierno “están dadas las condiciones para que FARC reanude su actividad proselitista, así como todas las otras organizaciones políticas que – en su concepto -, tienen plenas garantías para buscar el favor popular en los comicios que se realizarán este año en Colombia.

Londoño, dijo a los periodistas que sale con el ánimo dispuesto a continuar con su actividad política y pidió al gobierno y a las otras fuerzas partidistas que se comprometan todos a mantener un nivel de respeto entre los contendores, con ideas y programas, y sin apelar a la violencia y las agresiones.

VIDEO

La apuesta de Rodrigo Londoño y la Farc para llegar a la Presidencia

Timochenko
Rodrigo Londoño Echeverri
Timoleon Jiménez
Fuerza revolucionaria del comun
lanzamiento de campaña de las Farc en Ciudad Bolívar
foto Diana Rey Melo
Semana

En Ciudad Bolívar, este sábado, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común se lanzó al ruedo. Hasta el sur de Bogotá se desplazaron uno a uno los miembros del partido que surgió con el tránsito de las Farc a la vida civil. Allí llegaron a encender los motores de la campaña electoral por la Presidencia y el Congreso de la República.

http://www.semana.com/nacion/multimedia/farc-lanzamiento-candidatura-rodrigo-londono-timochenko/555161

Deja un comentario


Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, array must have exactly two members in /home/httpd/vhosts/aipazcomun.org/httpdocs/wp-includes/class-wp-hook.php on line 286